Gatos migracion Mundo Animal

Viajar con tu gato es posible siguiendo estas recomendaciones

Expertos en conducta felina sugieren familiarizar a nuestro minino con las salidas desde que es cachorro

Por fin llegan esos esperados días de vacaciones que tanto te mereces, y has decidido viajar con tu gato. Lo primero que debes tener en cuenta es que los gatos, a diferencia de los perros, no suelen ser muy amantes de los cambios.

Pese a ser inquietos y tener un instinto de curiosidad pronunciado, se pueden estresar con mucha facilidad cuando salen de un entorno que consideran seguro y conocido.

Si a ello le sumas todo lo que supone el desplazamiento, deberás cargarte de paciencia y planificar muy bien el viaje con tu gato, para minimizar todos aquellos aspectos que puedan despertar su ansiedad, e incluso molestarlos.

Si tienes un gato cachorro, debes saber que estás a tiempo: el periodo sensible de un gato es desde sus primeros meses de vida hasta los siete u ocho meses de edad, siendo los tres primeros meses los más importantes. Es en esta fase cuando debemos socializarlo y habituarlo a todos los estímulos, situaciones y contextos que pueda encontrarse cuando sea adulto.

Un ejemplo de ello es acostumbrarlo al uso del transportín o la mochila de paseo. Tal y como mostramos en este vídeo, tenemos que armarnos de grandes dosis de paciencia, constancia y muchos premios para crear asociaciones positivas.

En esta línea, te ofrecemos una serie de consejos que la experta en conducta felina, Laia Salvador respondió en una entrevista para la Vanguardia y pueden ser de mucha ayuda:

¿Puedo irme de viaje con mi gato? ¿Desde qué edad?

Si vamos acostumbrándolo desde pequeñito a usar todos los materiales necesarios para viajar, al carro y a las salidas al exterior para que formen parte de su rutina diaria, no tenemos por qué tener ningún problema a la hora de incluirlo en nuestro plan de vacaciones. Así, gatos y humanos disfrutarán del viaje en familia juntos, siempre que se pueda.

Para que no lo pase mal durante el trayecto, es importante que dediquemos los meses previos a trabajar con él para que se habitúe a todo lo necesario para viajar. Si, por ejemplo, vamos a movernos en carro, le habituaremos a llevar el arnés, la correa, a ir en transportín, a todos los estímulos que nos encontremos en el exterior y a ir en coche, todo ello con asociaciones positivas. Es importante tener en cuenta que, si no se ha hecho cuando era cachorro, el tiempo que tarde en estar habituado depende del gato, generalmente suele ser un proceso largo y lento.

Una vez conseguido, en un viaje es importante que no hayan comido antes por si se marean, que la temperatura dentro del coche sea la idónea para que no les dé un golpe de calor (se recomienda entre 22 y 23º), y hacer paradas cada dos horas para descansar, hidratarles y que hagan sus necesidades.

Y una vez llegamos al destino, ¿cómo presentamos a nuestro gato el nuevo espacio?

Cuando hayamos llegado a nuestro lugar de vacaciones, prepararemos todas sus cosas –comedero, bebedero, la caja de arena, su camita y juguetes- en una de las estancias de la casa. Lo dejaremos allí, tranquilo, sin interactuar con él y tan solo nos ocuparemos de atender a sus necesidades básicas. Cuando esté preparado será él quien tenga la iniciativa de salir a explorar.

Recuerda: lo ideal es haber comenzado este proceso de aprendizaje desde que es pequeño. Si ya tenemos un gato adulto, y no ha pasado en su edad temprana por un proceso de socialización y habituación progresiva a todos los estímulos exteriores, a las manipulaciones o a los cambios de casa… todo esto puede convertirse en una experiencia muy estresante para él.

Debemos tener muy presente que las salidas al exterior y los viajes no son para todos los gatos, y también evaluar si para él va a ser una experiencia positiva o no. Se trata de mejorar la vida de nuestro gato, no de empeorarla. No existen fórmulas universales. Por eso, en esos casos, es mejor que nuestro minino permanezca en su casa y que alguien a quien conozca se encargue de sus cuidados.

¿Y cuánto tiempo puedo dejar solo a mi gato en casa?

Siempre que tenga sus necesidades cubiertas, podemos dejarlo solo en casa el tiempo que necesitemos. Hoy en día existen empresas que se dedican al cuidado de nuestras mascotas cuando nos vamos de viaje, aunque siempre será mejor para nuestro gato que el encargado sea alguien que no le resulte extraño, como algún familiar o persona de confianza. Lo ideal sería cambiarle el agua, arena y comida dos veces al día como mínimo, además de dedicarle un rato de juego.

¿Cómo puede afectar a su comportamiento dejarle solo varios días?

No tiene porqué ser un problema si el gato está habituado a quedarse solo y le hemos enseñado a ser autónomo desde chiquitín. Sin embargo, muchas personas notan a su regreso que su gato se muestra distante, como si estuviera enfadado con ellos y quisiera castigarlos. Nada que ver con la realidad, los gatos no actúan por venganza, simplemente es síntoma de que algo no va bien.

Si después de ausentarnos por un tiempo notamos que nuestro gato muestra comportamientos extraños, como eliminaciones inadecuadas, que está más esquivo o incluso más irascible, puede ser porque no esté gestionando bien la soledad. En estos casos debemos ponernos en manos de un experto en conducta felina.

Deja un comentario