Mundo Animal

Venezolanos llevaron experiencia de esterilización a República Dominicana

La técnica de esterilización de rápida recuperación fue bien recibida por los dominicanos

La cooperación es una de las acciones más poderosas que tiene el ser humano para hacer el bien. Precisamente este pensar fue lo que condujo al médico veterinario Alfonso Perozo a formar parte de una campaña de esterilización masiva en el estado de Puerto de Plata en República Dominicana.

A pesar de ser un lugar conocido por el turismo, en esta isla caribeña existe una fuerte problemática de sobrepoblación de perros y gatos en situación de calle.

Esto ha llevado a las autoridades a ser uso de perreras y de envenenamientos masivos, prácticas que aunque no es un orgullo decirlo, alguna vez estuvieron presentes en Venezuela y que hace ya más de quince años han sido erradicadas y penalizadas por la Ley.

Perozo es de esos veterinarios que a diferencia de muchos, se formó bajo la convicción de Respetar, Preservar y Cuidar la vida y para ello el Control Ético Animal, como justamente se llama la organización que él preside es la fórmula más eficaz para erradicar de raíz la sobrepoblación de animales en cualquier parte del mundo.

Pero su afán fue forjado desde la infancia, por no decir que fue heredado de su madre, la reconocida doctora Bacheva Ortega, quien junto a su colega Teresita Hernández revolucionaron la forma de esterilizar a un animal, siempre para bien, claro está.

Todo este conocimiento adquirido desde muy niño, y reforzado en todos estos años visitando cada rincón de Venezuela, fue gratificado por los asistentes en cada operativo masivo que se llevó a cabo en Puerto de Plata.

«Tuvimos una participación masiva en cada uno de los operativos de esterilización, sin contar con que los tenedores de mascotas quedaron sorprendidos por la recuperación tan rápida que tenían sus mascotas luego de ser intervenidas», relató el veterinario durante una entreviata para Nevado en Radio.

Además de estar agradecido por poder participar en jornadas que suman a promover la sensibilización y la tenencia responsable de animales fuera de nuestras fronteras, para Perozo la mayor satisfacción que le dejó el viaje, fue el poder comprobar que Venezuela es un país vanguardista en materia de bienestar y protección animal.

«Gracias al trabajo de educación y sensibilización es grato corroborar que nuestro país está avanzado en la tenencia responsable de mascotas, protección animal, leyes y acceso a los servicios bienestarista para los animales, en comparación con otros países», explica el veterinario.

Lo extraordinario convertido en cotidiano.

Peroza relató que las jornadas veterinarias a cielo abierto y a bajo costo, no es de las iniciativas comunes que gozan los dominicanos, por eso cada operativo fue una oportunidad única para forjar en las personas y sus animales esta nueva forma de hacer las cosas, que no tiene nada que ver con un interes netamente comercial.

«Nuestras técnicas, nuestra manera de tratar a las personas, nuestra manera de llevar las jornadas, sorprendió mucho a los dominicanos que no están acostumbrado a recibir un servicio que para nosostros aquí en Venezuela es ya lo normal».

«Todo esto es el resultado, el reflejo del trabajo de años de todo el colectivo animalista en Venezuela. A diferencia de otros países en que la comunidad animalista termina siendo marginada y tratada bajo los intereses capitalista prefiriendo muchas veces construir un urbanismos o un área comercial y derrumbar un proyecto tan grande como un refugio de animales, porque no les interesa la vida», reflexionó Peroza.

A propósito del método de esterilización Bacheva- Hernández

No solo el sentido humanista y la vocación de los veterinarios fue lo que dejó soprendidos a los dominicanos.

El método de esterilización de rápida recuperación figuró como el tema central en cada jornada.

Esta técnica 100% venezolana nació de la inconformidad que la doctora Bacheva Ortega junto a su colega Teresa Hernández sientieron al no poder aplicar el método de esterilización clásico en barriadas y zonas aledañas del país.

Al tener un mayor tiempo de recuperación y ser más invasiva la intervención, suponía un riesgo mayor para se utilizado en jornadas masivas llevadas a lugares remotos.

Esta contrariedad fue resuelto por las mismas doctoras a través del la simplificación del abordaje dentral, técnica clásica donde la incisión es bastante ámplia y supone un mayor tiempo de recuperación para el animal.

«Actualmente esta técnica es considerada una cirugía de recuperación bastante rápida. Que quiero decir con esto: en dos horas y media despúes de la intervención ya el animal puede estar recuperado y en tres días ya el animale está de alta», explica el doctor Alfonso Perozo.

Los protocolos anestésicos también son formulados en venezuela «lo que nos permite economizar insumos y asegurar una recuperación anestesica ultra rápido», agrega.

Destaca que a lo largo de estos quince años , la esterilización al estilo Bacheva-Hernández se ha practicado en más de 250 mil animales en toda Venezuela.

Perozo sostiene que esta técnica proporciona un alto porcentaje de recuperación satisfactoria en los animales que se les practica. El único riesgo que supone este método es para un contado grupo del gremio que consideran que la atención veterinaria es un privilegio de los pocos que puedan acceder a ella.

Es por eso que no es raro, que hayan algunos que a lo largo de estos años hasta hoy, se han dedicado a intentar satanizar o desprestigiar el trabajo de estas doctoras, y su forma de hacer las cosas, que más con un fin comercial, es con un sentir colectivo, donde las mayorias puedan optar por esterilizar a su animalito y darle así una mayor calidad de vida.

«Las posturas radicales que exigen estandares de precios altos en la mediciana veterinara afecta a toda la sociedad, evitando mejorar las condiciones de vida de los animales de nuestro país. Un gremio no puede imponerse al bienestar colectivo de los seres de nuestras comunidades», asevera Perozo.

«Hay que evolucionar y actualizar las prácticas», propone.

Despúes de su experiencias más allá de las fronteras del país, Perozo se siente aún más comprometido con el colectivo animalista y con las comunidades de su país. Por esa razón él y su equipo seguirán desplegados en todo el territorio a lo largo de este año.

«Hemos demostrados de forma científica y humanitaria podemos controlar la sobrepoblación de animales en cualquier lugar del mundo», concluye.

Para saber más de las jornadas y actividades que Control Ético Animal emplea puede visitar sus redes sociales a través de: @controleticoanimal

El doctor Peroza con asistentes a la jornada en República Dominicana

Deja un comentario