Mundo Animal

Valiente: Un caballo con tres paticas y una nueva oportunidad

El pobre caballito fue abandonado a su suerte con una patica infectada despúes de trabajar toda su vida

Valiente formó parte de esos cientos de caballos que de lunes a lunes son explotados en el pueblo del Junquito. Fue uno de tantos «paseadores» con los que grandes y chicos se retrataron después de dar un par de vueltas en su lomo, importándole poco si el pobre animal había comido, bebido o descansado.

Pero la inconsciencia mayor recae en los «propietarios» de estas «bestias de carga» o «animales de cargas», como le llaman sus cuidadores. Estos caballos y yeguas que solo viven para lucrar a los dueños y cuando ya no son rentables son abandonados a su suerte, tanto así que a veces les toca rebuscarse en los basureros de la zona.

Una historia parecida fue lo que le sucedió a Valiente, un caballito que retumbó las redes hace pocos días, por la lamentable situación en que se encontraba. Según las denuncias, el pobre equino se lastimó una de sus patas traseras a la cual le colocaron un yeso improvisado que le derivó en una infección. Para completar su situación, lo tenían amarrado a su suerte, hecho que en poco tiempo podía empeorar su estado de salud.

Las insistentes denuncias se hicieron virales por las redes sociales, lo que motivó a algunos proteccionistas de la zona hacerse presente con el debido acompañamiento de organismos de seguridad.

Afortunadamente el equipo multidisciplinario logró el oportuno rescate del animal, que para este momento evoluciona satisfactoriamente bajo el cuidado veterinario.

«Nadie dijo que un caballito de tres patas no camina»

Alejandra Viana fue una de las proteccionistas que estuvo al frente del rescate de Valiente. «Con mucha perseverancia, amor y fe nuestro Valiente saldrá adelante, nadie dijo que un caballito de tres patas no camina», indicó la proteccionista durante su conversa con la presidenta de Misión Nevada, Maigualida Vargas, durante su programa Nevado en Radio.

Viana además agregó que este accidente aunque es lamentable para el animal, también le regala una nueva oportunidad para vivir, ya sin explotación, ya sin trabajo forzado cargando y paseando gente por dinero.

Reflexionó sobre la importancia de conscienciar a las personas para que respeten la vida en todas sus formas y no contribuyan con la explotación de los animales. Esto a propósito de que El Junquito además de ser una zona donde se ven muchos caballos abandonados, también hay ventas ilegales de animales de compañía. «Lo cual es un acto de crueldad», recalcó la animalista.

Por su parte Maigualida mencionó la responsabilidad que tenemos todos los ciudadanos en consentir y apoyar estas prácticas inhumanas para los pobres animales de granja. Por ello exhortó a la población a no contribuir con las actividades comerciales que utilicen animales para la diversión, recreación y espectáculo a costa de su sufrimiento.

Caballos en el Junquito que trabajan paseando a los visitantes

Deja un comentario