Gatos

Un gato abandonado, sin garritas

En la calle

Descubre las nefastas consecuencias de la desungulación en felinos

A finales de enero, las proteccionistas del sector de Montalbán, empezaron a reportar a un gatito blanco que lloraba mucho. Sus maullidos eran constantes y podía sentirse en su sonido, signos de tristeza.  Además de su mirada. Simple, este era el mensaje: Abandonaron un gato y no sabe defenderse, necesitamos un hogar temporal o definitivo urgente.

Un gato perdido deambula con temor y sin que lo noten, a veces maúlla pero no lo encuentras o lo hace porque sabe que le darás de comer o quiere aparearse. Pero este caso, era particular. Un gato blanco, bien cuidado, que no sabe defenderse de perros, gatos o personas, porque no conoce el maltrato. Sí, así parecía ser este el caso, no huía, maullaba buscando que lo cargaran y al cargarlo, se quedaba tranquilo y se sentía protegido. Definitivamente, había sido abandonado.

Pero a veces no es sencillo conseguir un hogar temporal, que son esas familias que pueden tenerlo durante unos días, semanas o meses y lo hacen no para quedarse con él, sino para  ayudar a recuperar y a sacarlo de la calle. Así, estuvo unas 3 semanas en la calle, alimentado, pero no resguardado o protegido de la agresión de otros animales.

Él trataba de trepar las paredes y no podía, al principio se especuló que podría tener alguna lesión en las patas, pero al cargarlo, se pudo comprobar que no tenía uñas, sí, no tenía uñas, se las extirparon. Ambas patas sin garritas o uñas retráctiles. ¿Pero que es un gato sin sus uñas? Con más urgencia era necesario sacarlo de las calles.

Vemos con un poco de teoría para entender ¿Qué le pasó?

La desungulación en gatos

Las patitas delanteras, son las que normalmente usan para marcar y defenderse

La desungulación en gatos consiste en una intervención quirúrgica que se realiza con anestesia general, en la cual se extraen las uñas del gatito y la mutilación de la última falange de sus patas, para así evitar que sus uñas vuelvan a crecer.

Por cierto, este tipo de procedimiento únicamente puede hacerlo un médico veterinario debidamente identificado y como última opción si la salud del minino estuviera comprometida. Estas prácticas así como también las mutilaciones con fines estéticos y la desvocalización, están prohibidas y penadas en Venezuela, como en otros países.

Esta cirugía es dolorosa, provoca hemorragias y le resta características únicas que por ser felino ya posee. Tales como:

  • No poseer las herramientas naturales para desenvolverse en el día a día y poder defenderse, tal como le pasó al gatito blanco protagonista de esta historia.
  • Tampoco puede caminar de forma correcta, ni jugar, rascarse o marcar el territorio con sus garras.
Desungulación en gatos equivale a esto

Normalmente, los “dueños” piden este tipo de cirugías, para evitar que el gato dañe la tapicería o rasque paredes, puertas, cortinas etc. Pero el precio es mucho más alto, un felino sin garras que no puede trepar con facilidad y menos defenderse.

Lo grave de esto, es que hasta algunos protectores de animales recurren a estas cirugías y algunos veterinarios se prestan para tales fines, con la excusa de  ”evitar que los animales rasguñen los muebles y sean devueltos”.

¿Qué pasó entonces con el gatito blanco?

Y ya en contexto, sobre la situación del gatito blanco, las alarmas fueron atendidas casi de inmediato. Apareció un hogar temporal, trataron de rescatar al gatito y comenzaron a conjugarse los apoyos. Se pudo rescatar, fue llevado directo a la peluquería para que lo despulgaran y bañaran, de modo que llegara impecable a su hogar temporal, al que por cierto nunca llegó.

En la peluquería fue recibido con mucho cariño y enseguida se ganó el corazón de todos, se dejó bañar, quedó realmente hermoso y se quedaba tan tranquilo cuando estaba en brazos, que la hija de la peluquera, quiso al gatito, preguntó si podía quedarse con él, a lo que con gran sorpresa, luego de indagar un poco, se dijo un gran sí.

Ya en brazos de quien le cambió la vida

Pero como buenas rescatistas, no descansaron hasta tenerlo castrado, porque es increíble, que sometieran al gato a una desungulación, pero no a una castración. Y así, una de sus madrinas lo recibió y con el apoyo de un médico veterinario, se llevó a cabo la intervención quirúrgica, ya está recuperado y con una familia que lo consiente, lo entiende y cuida.

Su historia

Este gatito blanco, por maullar tanto y ser tan dulce, logró movilizar a varias proteccionistas, lo curioso es que una de ellas, le contó a la redacción de tumascota.life cómo fue abandonado por su propia familia, que además, muy irresponsablemente, lo hizo ante los ojos de todos.

Ella nos cuenta, que vio como desde el balcón, que daba a los techos del estacionamiento, una señora, bastante mayor, lo tenía en brazos y buscaba zafarse de él, lo abrazó y logró quitárselo de encima, colocándolo en el techo del estacionamiento. Cabe destacar que él no tiene la posibilidad de agarrarse de nada, porque no tiene garras, no podía lanzarse tampoco, porque es un gato que no sabe cómo hacerlo… muy lamentable.

Sus maullidos eran constantes, una señora del edificio, como pudo, al escuchar luego de varios días los maullidos, se trepó como pudo, lo llamó él se acercó y empezó a hacer vida en el estacionamiento de este edificio y de los edificios aledaños, hasta que fue reportado y el resto de la historia, tuvo un final feliz, pero, no siempre es así.

Ojalá se animen a denunciar a sus dueños, irresponsables y que tomen  conciencia, buscando otras vías, un poco más éticas.

Deja un comentario