Mundo Animal

Un cerdo como mascota ¿Es posible?

Aquí desmontamos todos los prejuicios con los que se califica a estos excelentes animales

Cuando pensamos en una mascota para integrar a nuestro hogar, se nos viene a la mente un perro, gato e incluso hasta un roedor (como hámster, cobayos, ratones, jerbos, entre otros), por eso, resulta inusual pensar en un cerdo como mascota.

Esto debido a que el estereotipo de este tipo de animal, es de ser un animal de granja que requiere de muchísimo espacio y tiene mal temperamento. No obstante, esa fama que tienen los cerdos es errónea.

Generalmente, los cerdos son animales extremadamente inteligentes y cariñosos, bastante adaptables a su ambiente, y además, pulcros, contrario a lo que dice la gente.

Antes era extraño tener un cerdo como mascota, en la actualidad son más los hogares que optan por tenerlo como compañero de aventuras.

De que sea posible o no, va a depender de diversos factores. A continuación, te mostramos esos factores de manera detallada y así podrás determinar si es una opción ideal o no para ti.

Puntos a favor de tener un cerdo en casa

Si todavía estás considerando tener un cerdo como mascota, aquí hay algunas razones por la cual te debes decantar por este maravilloso animal.

Son muy limpios

A pesar de su apariencia y los diversos comentarios, los cerdos como mascotas son realmente limpios.

Cabe destacar, que estos son animales a los que les gusta bañarse ya sea en agua o en lodo. Asimismo, los cerdos no suelen sudar así que no transpiran mal olor. También, si tienen un espacio adecuado, hacen sus necesidades fisiológicas lejos de donde come o duerme.

Del mismo modo, es válido decir que no les gusta vivir en espacios desordenados o sucios, y a diferencia de otras mascotas, esta no desprende grandes cantidades de pelo. Así que, si se entrena adecuadamente, puede comer de manera ordenada y adecuar sus hábitos para vivir en armonía.

Gran personalidad

La personalidad de estas mascotas es una de sus principales virtudes, ya que se caracterizan por ser muy dóciles (es poco probable que actúen de manera agresiva al menos que se sientan amenazados).

De esta forma, proporcionan la misma cantidad de amor que te puede dar las mascotas más populares como el perro o el gato, les gusta mucho el cariño y suelen demandar mucho afecto.

Igualmente, su lealtad los convierte en compañeros excepcionales. Son muy sociables con otros animales y les encanta la sana convivencia. A pesar de su tamaño, les fascinan las sesiones de juego y ejercicio, lo que sería un excelente amigo para los niños.

Esperanza de vida mayor a otros animales

Los cerdos con una convivencia relajada, buena alimentación y gozando de libertad, pueden tener una vida promedio de 12 a 15 años. Si te decantas por tener un cerdo como mascota, te aseguras un compañero por largo tiempo.

Son muy inteligentes

Son mascotas extremadamente curiosas e inteligentes. De hecho, según diversos estudios científicos, el cerdo tiene mejor capacidad analítica en comparación a otras mascotas domésticas.

En consecuencia, esta inteligencia les permite aprender disciplinas y trucos con mucha facilidad. Estos animales pueden desarrollar memoria a largo plazo y tener empatía con su entorno.

Del mismo modo, los cerdos adoran los juegos de habilidad mental, e incluso algunos pueden manipular un joystick o control remoto. Así que, si buscas un compañero que le guste los videojuegos, el cerdo es el indicado.

Factores a considerar antes de tener un cerdo

Los cerdos no son sencillamente una moda, y antes de integrar uno a tu hogar, debes tener en consideración diversos elementos que debes cumplir en su totalidad, para garantizar las condiciones mínimas para el cerdo. Estos elementos son detallados a continuación:

Su tamaño

Una de las causas de abandono de los cerdos, es que puede crecer exponencialmente y los propietarios se asustan.

En este sentido, los cerdos cuando alcanzan su edad adulta, lo mínimo que pueden pesar son 25 kg. Un cerdo promedio en promedio tiene un peso de 60 kg y pueden alcanzar desde 30 cm hasta 52 cm de altura, sin duda uno de los factores a considerar.

Cuando vas a adquirir un cerdo, existen personas inescrupulosas que les venden un lechón a las personas que no tienen conocimientos de estos animales como una especie de “raza pequeña” que no crece mucho.

Por esta razón, se recomienda que, si vas a adquirir uno, no te dirijas a criadores ni a personas que ganan dinero descaradamente vendiendo animales. Existen diversos refugios donde puedes adoptar y brindar una segunda oportunidad.

El espacio

Como se mencionó anteriormente, los cerdos suelen ser curiosos y les gusta mucho explorar nuevos espacios. Así que, se requiere proporcionar un espacio grande y abierto, para que el cerdo se sienta cómodo y no tenga episodios de estrés.

Los cerdos también tienen la necesidad de excavar, olfatear lo que encuentran a su alrededor y correr libremente. Si quieres que goce de excelente salud mental, no puedes cohibirle de hacer estas cosas.

Si desafortunadamente tienes un apartamento o un hogar con límites de espacio, tal vez el cerdo como mascota no sea la opción más adecuada para ti.

Nutrición

Uno de los aspectos que sin duda requerirá de un gasto económico significativo, es la dieta del cerdo. A pesar de ser criaturas omnívoras, en el mercado solo ofrecen alimento para aumentar su peso, este tipo de alimento se emplea mucho en las granjas.

Si quieres que tu cerdo tenga una vida prolongada, no debes proporcionarle alimentos altos en carbohidratos y proteínas si quieres mantenerlos en su peso ideal.

El error que cometen los dueños de cerdos es proporcionarle las sobras y comida chatarra. Esto en muchos casos, combinado con la ausencia de actividad física, puede causar problemas de articulaciones y movilidad.

Es por eso que se recomienda que su dieta tenga algunas frutas y verduras con altas cargas de fibra; como por ejemplo, la alfalfa. Mientras que el tamaño de su porción debe ser el 1 o 2 % de su peso diariamente.

Visitas al veterinario

Como todas las mascotas, se debe chequear frecuentemente su estado de salud y proporcionar las vacunas adecuadas, por lo general, esto no suele ser muy económico. También se recomienda esterilizar al cerdo porque son animales que entran en celo frecuentemente y cambia su carácter de manera radical.

Deja un comentario