Gatos

Tips para ayudar al parto de tu gata

Aquí te ofrecemos un paso a paso para asistir a tu minina en caso de emergencia

Si tienes una gata que está embarazada y no sabes cómo debes abordar esta situación, no te angusties; sigue leyendo que a continuación, te proporcionamos tips para ayudar en el parto de tu gata.

Antes del parto

Si tienes una leve sospecha o sencillamente ya se nota que tu gata está embarazada. Lo que debes hacer primero es relajarte, y luego, realizar diversas acciones preventivas para garantizar el buen estado de salud de la gata y tener las condiciones necesarias para el parto.

Llévala al veterinario

Si está en tu presupuesto, se aconseja llevarla al veterinario por si sospechas de un posible embarazo de la gata. Este realizará una serie de pruebas para confirmar. En el caso de que ya sea evidente, el veterinario verificará el estado y la cantidad de crías que va a tener, para finalmente realizar el control del embarazo.

Es importante tener el número a la mano del veterinario, esto por si se observa alguna complicación durante el parto de tu gata.

Cambia su alimentación

Una vez que el embarazo de la gata esté confirmado, se debe cambiar sus hábitos alimenticios. Durante esta etapa, va a requerir más nutrientes que hay que proporcionar antes y después del embarazo. Lo más probable es que el veterinario te cambie su dieta por alimentos con alto contenido en calorías.

Con respecto a las porciones, estas deben ser pequeñas, ya que no tiene espacio para almacenar tanta comida. De igual forma, sus porciones serán más reducidas a medida que avanza el embarazo. Lo ideal es proporcionar entre 4 o 5 porciones pequeñas al día.

Este aspecto no puede ser ignorado, ya que una buena alimentación es necesaria para la madre para afrontar la lactancia de sus crías.

Crea un lugar como donde pueda parir

Por lo general, las gatas embarazadas empiezan a buscar un sitio donde realizar las labores de parto y posterior crianza de su camada. 

Con frecuencia, buscan lugares alejados, tranquilos y sobre todo seguros. Asimismo, eligen sitios donde se sientan cómodas, como un cuarto o debajo de un armario. Para evitar eso es allí donde deben intervenir.

En este sentido, se recomienda ubicar su lugar de parto a un área donde el tránsito de las personas sea poco (preferiblemente que no tenga ventanas) y el clima sea agradable (como a unos 22 a 25°C y con una humedad relativa entre 65% y 75%). 

Una vez encontrado el lugar, coloca una serie de mantas y almohadas para su confort.

En este sitio provisional, debes acercar su taza de comida y la caja de arena, con el fin de tener todo cerca y no separarte de sus crías.

Estar pendientes a las señales

Generalmente, el embarazo de la gata dura aproximadamente de 65 a 70 días, pero si no llevas el control de los días que faltan para que dé a luz, no te preocupes, las gatas cuando están a punto suelen emitir ciertas señales, estas son:

  • Están más cerca del sitio donde va a dar a luz.
  • Te ignoran por completo. 
  • Si el vínculo con tu gato es sólido, este suele acudir a ti en búsqueda de tu apoyo incondicional.
  • Lamidos en el área de la vulva de manera constante.
  • Pérdida de apetito es una señal muy frecuente.
  • Maullido fuerte e insistente, es una señal de que ya está cerca.
  • Secreciones de fluido en el área de la vulva. Si el líquido es de color amarillento o blanco, significa que está a punto de dar a luz.
  • Observamos su abdomen contraerse con frecuencia moderada.

Cabe destacar, que las gatas no manifiestan todas las señales antes mencionadas, pero si algunas de ellas, así que debes vigilar atentamente el comportamiento de tu gata.

Durante el parto

Ya habiendo conocido cuales son las recomendaciones a tomar en cuenta antes del parte de tu gata, ahora pasaremos a conocer cuáles son los mejores consejos para realizar en el momento justo de que tu gata dé a luz, estos son los siguientes:

No intervenir

En este momento, lo único que puedes hacer es observar la labor de parto de tu gata, transmitir calma y paz mientras estás vigilando. Lo mejor que debes hacer para asistirla, es en consecuencia, evitar que otras cosas intervengan también. 

De esta forma, debes asegurarte que la gata se encargue de su labor natural sin interrupciones por parte de nadie, ni siquiera de ti.

Toma en cuenta que, lo primero que saldrá es el líquido amniótico y posteriormente el gatito. Se estima que el nacimiento de cada cría sea en lapsos de 30 minutos. De esta forma, tienes una referencia de que como es el proceso natural.

Verificar que el gato limpie a los gatitos

Cuando han salido los gatitos, las madres de manera inmediata empiezan a lamer vigorosamente a estos, retirando el saco amniótico de la cría. Sin embargo, si este no se retira, puede causar dificultad para respirar y de movilidad

En este sentido, si ves que transcurre mucho tiempo, hay dos opciones; la primera es romper la membrana que la recubre y la otra es posicionar a la cría cerca del hocico de la gata.

No cortar el cordón umbilical

Aunque es difícil de creer, hay muchos dueños inexpertos que cortan el cordón umbilical. Como se mencionó anteriormente, tu función en esta parte del embarazo de la gata es de vigilancia y seguridad, tu intervención es estricta y únicamente en casos excepcionales. 

Si realizas esta actividad imprudente, parte del cordón quedará dentro de la gata sin posibilidad de retirarlo, esto puede ocasionar una infección. La mayoría de las gatas mastica el cordón, así que no te preocupes, deja que tu gata tenga todo bajo control

Después del parto

Luego transcurrido mínimo 48 horas de que tu gata haya dado a luz, es conveniente realizar un chequeo post parto para comprobar el estado de sus crías y el de la gata. El veterinario también te orientará sobre las vacunas y el cuidado de esas crías, esto es ideal si es la primera camada de gatitos que cuidas.

Ahora, si el embarazo de la gata fue “accidental”, es un buen momento para planificar una esterilización y evitar embarazos sorpresas (muchos de estos gatitos terminan en refugios para animales o sencillamente son abandonados a su propia suerte o en el peor de los casos son sacrificados). Así que toma conciencia.

Deja un comentario