Mundo Animal

Súper héroes sin capas: Bomberos comprometidos con el rescate animal

Sin importar el riesgo, salvan la vida de perritos, gaticos o cualquier animalito por igual

Todo niño alguna vez soñó con convertirse en un gran médico, policía o bombero. La razón es sencillas; Estas tres labores comparten la responsabilidad de salvar vidas. Sin embargo los bomberos sobresalen en su ejercicio porque además de socorrer a las personas, también priorizan el rescate y resguardo de perritos, gaticos, perezas, guacamayas o cualquier especie que se encuentre en riesgo.

Las acciones emprendidas en pro de los animales en sistuaciones vulnerables es visible y reconocida por la comunidad animalista. Es emocionante y cautivador ver como estos hombres y mujeres arriesgan su integridad por socorrer a un pequeño animalito que se encuentre en una situación de peligro.

A muestra de reconocimiento a su loable labor, la presidenta de Misión Nevado, Maigualida Vargas entrevistó en el programa Nevado en Radio al miembro del cuerpo de Bomberos Marinos de La Guaira, Juan José Gómez quien profundizó en la sensibilización y compromiso que estos funcionarios manifiestan en beneficio de todas las formas de vida.

«Nosotros somos amantes de los animales y estamos comprometidos con su cuidado y rescate porque son tal vez lo que más necesitan de un cuerpo de seguridad que los proteja y defienda», explica el bombero.

Perrito varado en el Puerto de La Guaira tuvo un heróico rescate

Estos valores de empatía fueron demostrados hace días, cuando un equipo liderado por Gómez rescató a un perrito mestizo que hace vida en las inmediaciones de la zona portuaria y que lamentablemente fue víctima de algún desalmado que la arrojó al agua. » Al no poder alcanzar los muelles, el perrito nadó hasta una piedra donde se mantuvo ladrando como dos días o más», relata el funcionario.

Trabajadores del Puerto se percataron del hecho e inmediatamente llamaron al cuerpo bomberil. «Cuando llegamos pedimos el apoyo a los pescadores para que nos facilitaran una lancha y aunque logramos llegar a donde el estaba, la única forma de sacarlo era metiéndonos en el agua y fue lo que hicimos».

Recuerda Juan José que el peludito lo recibió con ladridos de amor y moviendo la cola de alegría. «El se acercó a mi sin miedo y nadamos juntos, sabía que lo ibamos ayudar», detalla.

Aunque el perrito ya tiene una familia, Gómez asegura que tiene un puesto ganado en el equipo de Bomberos Marinos de La Guaira, «por su valentía y resistencia, puede ser un excelente compañero», asegura.

«Casos como estos deben ser compartidos y viralizados en redes sociales, para que las personas se sensibilicen y valoren el trabajo que el cuerpo bomberil realiza en beneficio de nuestros hermanos peludos», recalcó por su parte Maigualida Vargas.

Por esa razón, el caso de la perrita de La Guaira fue posteado y compartido en las redes de Misión Nevado, motivando y enalteciendo los rescates animalistas y la sensible disposición de los funcionarios bomberiles.

El caso de este perrito rescatado es uno de tantos que con suerte diariamente se visibilizan en las redes y los medios de comunicación. Hace menos de un menos de un mes Últimas Noticias reseñó el exitoso rescate de un perrito que cayó en una alcantarilla y también fue socorrido por el equipo de bomberos de Porlamar en el estado Nueva Esparta.

Presumen que el perrito fue a dar un paseo por el vecindario donde hace vida y no se percató del agujero con agua estancada, lo que le impidió salir por sí solo, ameritando el auxilio de los funcionarios.

Los perros y los bomberos, un equipo que se complementa

No necesariamente son los dálmatas los perros bomberos por excelencia, cualquier Can puede optar por ganarse un meritorio lugar en una estación de bomberos. Si no pregúntenle a Cleopatra o Cleotilde como le decían cariñosamente sus compañeros del Cuerpo de Bomberos de la UCV, que sin importar su raza mestiza se ganó el respeto de sus colegas por resguardar y acompañar a los efectivos bomberiles durante sus recorridos nocturnos en los espacios de la Ciudad Universitaria. «Era una guardiana, estaba siempre alerta para ladrar y salir ante cualquier situación fuera de lo normal», recalca el teniente Elio Pimentel, miembro del equipo bomberil.

Igual que «La mochita» una perrita con tres paticas que su condición no le impedía ser una excelente bombera, siempre atenta al llamado y amorosa con sus compañeros.

Aunque estas perritas han ido pereciendo por motivos naturales, Pimentel destaca que su trabajo y compañía han sido indispensables para el buen funcionamiento de la unidad bomberil.

Deja un comentario