Gatos Mundo Animal

Recomendaciones para mudarnos de casa con nuestro gato

Con unos sencillos pasos, cambiar de hogar será un proceso más ameno para nuestro michi

De por si una mudanza es un momento que genera bastante incertidumbre y ansiedad para cualquier persona o núcleo familiar. El cambio, todo lo que hay que recoger, regalar, vender o simplemente botar es digno de dedicar algo tiempo y energía para que todo salga bien.

¿Pero como se toma todo este vaivén el gato de la casa? Expertos aseguran que la mayoría de los gatos mudarse les resulta traumático. Es lógico, dejan atrás su territorio, sus hábitos, su seguridad.

«Tener un sitio seguro donde vivir constituye una prioridad para los gatos: su casa se erige como ese espacio donde pueden sentirse tranquilos, donde tienen su fuente de alimento y se saben protegidos del ataque de otro animal», resaltan los expertos felinos.

En ese sentido es importante guiarnos por ciertas recomendaciones para hacer de este día una experiencia lo menos caótica posible y que tu gato sienta la seguridad de que a donde esté tendrá todo un espacio lleno de sus cosas favoritas y sobretodo sentir que su humano (osea tú), no lo desamparará nunca.

Para ello tomaremos como referencia el post de la experta en gatos Yeni Lavizcat quien se tomó la molestia de compartir unos sencillos pero oportunos pasos para aplicarlos con nuestro gato, ese día de mudanza:

  • Dependiendo de la personalidad de cada Gato será la gestión del estrés de una mudanza. Es decir, habrán gatitos que lo gestionan mejor y se adapten más rápido que otros.
  • Antes de que llegue el camión de la mudanza, y el caos comience en casa, prepara una habitación para tu minino (o mininos) y mete dentro todos sus objetos y muebles favoritos. Así, tu gatete estará rodeado de objetos ya impregnados de su propio olor, y se sentirá más seguro. Cuando el resto de la casa esté vacía, podremos meter en el camión los muebles de los mininos, para que vayan lo más cerca posible de las puertas.
  • Antes de sacar los muebles de la habitación, mete al gato en su transportín y llévalo a tu auto para que esté seguro. No hace falta decirlo, pero aquí va por si acaso: tu amigo peludo debe viajar contigo, nunca en el camión de la mudanza.
  • Si el viaje resulta muy largo, puedes parar y ofrecer al gatito un poco de agua del grifo o darle la posibilidad, si el viaje es largo, de usar su arenero dentro del vehículo; pero con el carro siempre cerrado. Si hace calor, ventila bien, y nunca dejes solo a tu amigo en el carro, ni lo saques del transportín.
  • Cuando llegues a tu nueva casa, saca primero los muebles que estuvieron en la habitación del gato (por eso se metieron en la parte más cercana a las puertas), e instálalos, antes que cualquier otro, en una habitación cerrada y segura. Para ayudar a tu minino a familiarizarse, en esa misma habitación puedes enchufar un difusor de feromonas felinas, a ser posible varias horas antes.
  • Luego que la habitación esté terminada, deja dentro a tu gato, con su comida, agua, arenero, rascadores y comida, y cierra la puerta. Sería ideal que un amigo humano se quedara al principio con él mientras explora la habitación. Este será el refugio seguro de tu gatete, donde se quedará mientras terminas el resto de la mudanza.
  • Puede que los primeros días veamos diferente a nuestro Gato, qué no quiere salir de una habitación, más asustadizo o más alerta, adáptale una nueva habitación con sus recursos mientras reconoce el nuevo lugar y acompáñalo positivamente! Tu eres clave en este proceso!
  • Aunque el cambio puede generar algo de estrés porque para tu gato es un nuevo territorio, el hecho de estar contigo es lo más importante. Llevándole todas sus cosas con su olor, dándole tiempo y brindándole tu compañía, tu serenidad, tu seguridad, tu amor, tu tranquilidad todo va a estar muy bien.

No podemos convencer a nuestros gatos de que cambiar de casa y abandonar su zona segura es algo agradable. Pero sí podemos ayudarles a que lo vivan de forma menos traumática: mientras vuelven a convertirse en los reyes peludos de la casa.

Deja un comentario