Mundo Animal Perros

Putin, un enamorado de los perros

El mandatario ruso no teme fotografiarse con un cachorro en brazos

Mandatarios y figuras de la política mundial ya descubrieron la debilidad del presidente ruso Vladimir Putin: Los perros, en especial los cachorritos que desbordan ternura y amor.

Más de una vez Putin ha ignorado las camaras y toda regla protocolar para mostrarse cautivado sujetando un perrito en brazos.

Por eso no es raro que al mandatario ruso le hayan obsequiado en diversas oportunidades un cachorro como muestra de altísimo afecto.

En el año 2000, Koni llegó a la vida del mandatario ruso y desde ese mismo instante se hicieron inseparables.

El presidente Putin con su perra Konni

La labradora de color negro azabache robó la atención no solo del mandatario si no de la prensa. Era sociable y cariñosa con los periodistas sobre todo con aquellos que le daban galleticas.

«A veces Konni se va de la habitación llena de periodistas con una expresión de estar a gusto y con unas galletas en la boca… Por favor no den de comer a mi perro», solicitó en una ocasión Putin.

No era raro que ella se mostrara acompañando al líder ruso en las reuniones con importantes figuras de la política mundial.

En 2007 la perrita fue sociable con la canciller alemana Angela Merker, quien confesó tener cierto miedo a los perros.

Presidente Putin acompañado de la canciller Angela Merker y su perrita Konni

Konni murió en el 2014, pero al contrario de cerrarse a tener más cachorros, Putin conmemoró la memoria de su fiel compañera canina, y no dejó de aceptar a nuevos miembros. Tanto así que ya tiene una manada de perritos que le han sido obsequiados.

El primero en llegar fue «Buffy», un mastín búlgaro que de ser una bolita de pelos tiernamente esponjoso, pasó a tener un peso de 50 kg. Este pequeñín fue un obsequio del Primer Ministro de Bulgaria, en el año 2010.

Para el 2012, representantes de la prefectura de Akita en Japón le regalaron un can de nombre Yumé, como agradecimiento por la ayuda de Rusia tras el tsunami del 2011.

Yumé tiende a ser protectora con el Mandatario. En una ocasión asustó a unos periodistas japoneses con sus fuertes ladridos.

En el 2017, como regalo de cumpleaños el presidente de Turkmenistán, le obsequió un nuevo cachorro de raza alabai.

«Tenemos un nuevo amigo en común” fueron las palabras de su homónimo a la hora de regalarle la mascota al líder ruso.

Este último perrito es el que protagoniza el siguiente video, donde se ve la evolución que el animalito ha tenido para bien. Dejó de ser un cachorrito que Putin alegremente cargaba en brazos para convertirse en un perro de gran tamaño y porte.

En una de las escenas el presidente demuestra que además de consentir a sus animales, también se toma el tiempo de educarlos.

Rusia endurece su pena contra el maltrato animal

Cinco años de prisión es la pena que se le aplica a una persona que cometa cualquier acto de maltrato animal en Rusia.

La Ley Federal fue aprobada desde el año 2017 por el presidente Vladimir Putin, quien fue el primero en estar de acuerdo con aumentar la pena de prisión por este delito, tomando en cuenta que anteriormente era de dos años y ahora ascendió a cinco.

Otra de la reforma de esta ley es que aquellos individuos que cometan acto cruel contra los animales en presencia de un menor de edad o que publiquen videos o imágenes en la Internet deberán pagar una multa de 100.000 y 300.000 rublos, que equivalen a 1.700 y 5.100 dólares.

De esta manera Rusia es parte de los países comprometidos con el bienestar de los animales, empezando por su presidente el amante de los perros, Vladimir Putin.

Rusia aplica cinco años de carcel por maltrato animal

Deja un comentario