Mundo Animal Tu mascota

Por qué no es buena idea regalar animales en Navidad

Bruno, un cachorro

A pesar de que Bruno fue un presente del Niño Jesús, en enero ya sus dueños se estaban deshaciendo de él

Eran los primeros días del año y una vecina me pregunta si yo quiero un perro. Por cierto ya tenía 2 enanos. No le contesté, pero quedé muy preocupada.

Apenas el 24 de diciembre el regalo pomposo de navidad para los niños fue un pincher… por eso me hizo mucho ruido su pregunta.

Bueno sí, efectivamente, el perro que el niño Jesús les había traído como regalo, me lo estaban ofreciendo apenas pasadas unas dos o tres semanas de haber tenido por primera vez el perro «deseado».

No entendí. La vecina me vuelve a abordar, esta vez con insistencia. Me dice que se van del país y al perrito no se lo van a llevar. Me quedé como en shock.

Traté de no hacer muchas preguntas, pero me ofrecían al perro con vacunas al día, sano, 4 meses y de raza pincher. ¿Qué pasó por la mente de estas personas cuando compraron un perro para navidad si sabían que se iban del país?

Estas son las cosas que me avergüenzan de la raza humana. ¿Cómo podemos llamarnos humanos siendo tan inhumanos? A esa familia no le importaba si lo cuidaría o no.

Entonces, ya tenía 2 perros y ahora tengo tres con Bruno.

Bruno en mi cama, su cama, da lo mismo

No pretendía tener un perro más, no era lo que yo quería, de hecho, si era o no de raza, con pedigree no me importaba. Lo adopté, porque en ese momento pensaba quién va a agarrar a ese perrito, en las manos de quién irá a caer.

Entonces lo acepté en casa. Se portaba bien, y como todo cachorro hIzo algunas travesuras, pero si sabes enseñarlo y no caer en sus garrar de manipulación se comporta como un buen perro .

Bruno se lleva bien con sus hermanos, yo duermo rodeada de mis enanos y eso es rodeada de amor.

Todavía la gente me pregunta cuando lo saco a pasear, si le voy a sacar crías, para que les «regale o venda» uno. No quiero imaginar en las manos de quién podría caer algún cachorro de esas razas pequeñas, que por cierto, siempre se pierden.

Y aclaro, ni lo quiero cruzar, ni lo voy a cruzar de echo ya lo mandé castrar. Si quieren un perro de la raza que sea, primero asuman que el perro es un ser que puede enfermarse, que siente, que se emociona o entristece, que necesita ejercicio, juegos, paseos.

Después, dependiendo de la raza o los mestizajes, puede ser más o menos rebelde, más o menos tremendo, más o menos escandaloso. Conoce sobre la raza que crees te gusta, para que después no digas que no tienes espacio, que bota mucho pelo o que es muy ansioso.

Si conoces y entiendes su naturaleza, todo fluye con facilidad. Adopta responsablemente y planifica tu viaje con tiempo, no los dejes atrás.

Los animales de compañía son seres sintientes no objetos para envolver

Regalar animales de compañía no es una buena idea. Las cifras de animales devueltos a las protectoras, abandonados o entregados en refugios tras haber sido adoptados o comprados por Navidad y Reyes son muy elevadas.

Pasada la euforia de las fiestas y los regalos, son muchos los niños y las familias que pierden el interés por el animal, que se dan cuenta de que no pueden hacerse responsables de él, o que toman conciencia del desembolso económico que conlleva.

Si bien muchos creen que regalar un animal (especialmente «de raza») es un detallazo y que durará por muchos años, las estadísticas nos dicen lo contrario: la mayoría de estos animales terminan abandonados en parques, casas o los dejan ya directamente en los albergues. Esto sólo provoca el sufrimiento del animalito, además de trabajo extra para los rescatistas, quienes de por sí ya viven una labor titánica al tratar de hallar un hogar para tantos perros y gatos abandonados en las calles. Evitemos esto, por favor.

Si de verdad quieres regalarle una mascota a un niño pequeño, todos (no sólo el niño, eso incluye a la familia del niño, y a ti) deben tener en cuenta todas las responsabilidades: alimentación, atención médica, responsabilidades colaterales y que tenga todo lo necesario en casa. ¿Qué clase de lección le dejas a un niño si le regalas un ser vivo que va a abandonar? Lo mejor es esperar a una edad en la que alguien ya sea consciente de los cuidados que debe tener una mascota.

Una vez que todos en la familia sepan lo que implica tener un animal, un ser vivo que deberán cuidar por muchos años, y que todos han llegado al acuerdo de que lo cuidarán y lo amarán… bueno, no está demás decirte que lo mejor será adoptar antes que comprar. Imagina a un gato o perro que ha pasado toda su vida en la calle, y de la noche a la mañana podrá vivir bajo el calor de una hermosa casa, con gente que lo quiere. Los animales pueden ser fuentes inagotables de amor, y como seres humanos debemos hacer todo lo posible por merecerlo. No hay más.

Deja un comentario