Gatos Mundo Animal

¿Por qué los gaticos gordos pueden desarrollar diabetes?

La obesidad en gatos esta asociada también a problemas respiratorios y cardiovasculares

A todo el mundo le resulta adorable un gato gordito, pero tras ello se encuentra un grave problema. La obesidad, al igual que sucede en medicina humana, es un grave problema de salud ya que se relaciona con numerosas patologías: tumores, enfermedad articular, respiratoria y sobre todo, Diabetes.

¿Por qué esta relación?

Antes se creía que la grasa era un mero depósito de energía que se originaba por un consumo de comida excesivo, pero gracias a recientes investigaciones médicas se sabe que la grasa es un órgano endocrino complejo. En un gato o persona en buena forma, la grasa tiene unas funciones «buenas» ya que regula el sistema inmune, la acción de la insulina e incluso el sistema cardiovascular, pero cuando el almacén de grasa crece y crece, este funcionamiento se altera profundamente, y la grasa comienza a producir numerosas sustancias que inflaman el organismo. Entre esas sustancias hay una hormona que entorpece la acción de la insulina, por lo que el páncreas debe funcionar en exceso, llegando a agotarse y dando lugar a la diabetes. 

¿Pero por qué nuestro gato engorda?

Hay muchos factores pero los principales son la inactividad y una dieta inadecuada ya sea por sus características nutricionales o por comer en exceso. 

Para evitar la obesidad es fundamental utilizar una dieta adecuada a las particularidades y estilo de vida del gato y suministrarla en la cantidad adecuada, siendo recomendable siempre una alimentación mixta (combinación de seco y húmedo), así como modificar su entorno para aumentar su actividad.

¿Cómo puedo saber si mi gato está gordo?

Debemos pesar a nuestro gato frecuentemente (al menos una vez cada 1-2 meses). Esto se puede hacer en la clínica veterinaria o en casa con una báscula de baño (primero os pesáis con el gato en brazos y después os volvéis a pesar sin el gato. La diferencia entre ambas medidas será lo que pese el gato). Una vez que el gato es adulto, este peso debería mantenerse estable a lo largo de los años. No hay un peso estándar ideal para todos los gatos, ya que pueden existir variaciones en función de la raza, el sexo, el grado de hidratación… Por lo que, además de pesarlos, es muy importante determinar su condición corporal y hacerse una idea de cuál sería su peso ideal. La condición corporal consiste en una escala numérica (del 1 al 5) donde 1 es un animal caquéctico (delgadísimo), 3 es un animal en su peso ideal y 5 es un animal obeso (gordísimo). Puedes determinar la condición corporal de tu gato siguiendo esta tabla. ¡Comprueba durante la consulta si has acertado!       

Condición Corporal (CC)Descripción
1 (Extremadamente Delgado)Costillas y columna vertebral muy visibles. Apenas tiene musculatura y no hay grasa palpable en el pecho.
2 (Delgado)Costillas y columna visibles (en gatos de pelo largo, en cuanto apoyas la mano sobre él las notas). Poca grasa abdominal. Cintura bien marcada.
3 (Perfecto)Costillas y columna vertebral no visibles. Si situamos nuestras manos sobre sus costillas y las desplazamos suavemente de adelante a atrás, se pueden contar fácilmente.
4 (Sobrepeso)Es difícil palpar la columna vertebral. Para contar las costillas no es suficiente con desplazar las manos sino que debemos presionar levemente. Se observa un abdomen distendido ligeramente hacia los lados y hacia abajo.
5 (Obeso)No se puede palpar ningún hueso. Tienen el abdomen muy distendido.(le cuelga)

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi gato a mantener la línea?

Los gatos comen muchas veces al día (¡entre 10 y 20!) pero poca cantidad en cada toma (recuerda que en la naturaleza comen pajaritos, ratones, alguna mosca…cazan presas pequeñas a medida que van teniendo hambre). Deben tener su comida disponible durante todo el día, y lo ideal es utilizar comederos interactivos, que regulan su apetito, reducen la ansiedad por la comida y fomentan el ejercicio; es decir, les hace comer de forma más instintiva.

Jugar es una actividad necesaria para el gato (como lo es salir a la calle a pasear para el perro). Debemos jugar con nuestros gatos al menos media hora todos los días, para fomentar su actividad mental y el ejercicio. 

¡No juegues con las manos! Si lo haces aprenderán a ‘cazarte’… Utiliza plumeros, cañas de pescar…  

Si tienes poco tiempo utiliza punteros laser automáticos, juguetes con catnip,  ponles cajas y túneles… Esconde sus juguetes y sácalos de uno en uno en días diferentes (si ven constantemente el mismo juguete se aburren)

Deja un comentario