Mundo Animal Tu mascota

Petunia desapareció y nos arrugó el corazón

Conoce la historia de esta perrita que pasó mucho tiempo viviendo en un centro comercial

Petunia era una perrita que hacía vida en un centro comercial de Caracas, era muy querida y todos los días íbamos a alimentarla mi compañera y yo.

Recuerdo que me recibía con mucho cariño, era muy dulce, le encantaba que la consintieran, pero no podía tenerla en casa.

Mi compañera la tuvo en su casa durante dos semanas, porque la esterilizamos y no podía estar en la calle para su recuperación. Mi compañera decía que Petunia era una dama.

Es que seguramente tuvo una familia antes de vivir en la calle, yo recuerdo que era tan educada y seguía instrucciones que empezamos a llevarla a casa de mi compañera los viernes para bañarla y llevarla al día siguiente a alguna jornada de adopción.

La hermosa Petunia

Petunia no consiguió un hogar en aquellas jornadas. Es que ella era grande peluda y mimosa, parecía una perrita Pomerania, pero grandota. No desistimos.

Pasados unos meses de su esterilización, le notamos que tenía un tumor de sticker  o tumor venéreo transmisible. Indudablemente nos tocó llevarla al veterinario para que le hicieran sus quimioterapias, que es el tratamiento correspondiente.

Una vez evaluada y comprado el medicamento, iniciamos el ciclo de quimioterapias, pero Petunia seguía en la calle. No es fácil la calle y menos con los efectos adversos de un tratamiento como este. Pero Petunia, era fuerte.

Eran 5 sesiones, una sesión semanal, la montábamos en el carro y al veterinario, a ella le gustaba la atención que recibía, pero cuando llegábamos al veterinario, no se quería bajar.

En una de esas inquietudes por temor a las agujas o a la veterinaria, hubo un mal movimiento y se filtó un poco de ese líquido. La veterinaria nos explicó que eso podía ponerse feo, pero que lo curaramos con un tratamiento de cremas y limpiezas.

Bueno, era la penultima quimio aquella que se le filtró y generó que su patita se viera como quemada, realmente se veía terrible, la curamos y siempre íbamos a alimentarla, sin saber que Petunia desaparecería.

Efectivamente, la buscamos durante semanas, por todo el sector y no supimos más de ella. pensamos que el Centro Comercial había tomado medidas y fue bastante traumático no saber de ella.

Simplemente se la había tragado la tierra, nadie la vio, nadie sabía, nunca más la volvimos a ver.

Pasados unos 3 años, recibí una llamada de alguien, que me dice que tenía a Petunia, que la tuvo un año en una pensión porque no podía soportar ver que la gente le hiciera daño. Esta chica hermosa ¡había rescatado y adoptado a Petunia!

Petunia en el calor de un hogar

La chica me contó gentilmente que ella había visto a la perrita con esa pata quemada y no pudo resistirlo más y ella sabía que nosotras la cuidábamos, consiguió el teléfono y me llamó.

Me contó que luego de ese año en la pensión, se llevó a Petunia a vivir a su casa y luego se la llevó fuera del país, viven en Estados Unidos y ahora Petunia luce suéteres y otros accesorios, porque aunque es muy peluda, hay que protegerla del clima.

Con su hermano en casita

Cuanta emoción saber que su destino estaba con esta chica, fue duro no saber dónde estaba o qué le había pasado, pero recibir esa llamada y esas fotos, fue suficiente para recobrar la fe y seguir haciendo el bien, sin mirar a quien. Gracias Petunia por robar muchos corazones que te dieron lo mejor de los humanos.

Deja un comentario