Perros

Nunca le hagas estas cosas a tu perro

Amarrarlo, abrazarlo sin que él lo apruebe y alimentarlo con ciertos productos pueden ser hábitos dañinos para nuestro animal

Esponjosos o lampiños, grandes o chicos, ruidosos o tímidos, todos absolutamente todos los perros del mundo merecen el mejor humano posible.

Por ello en este artículo conoceras alguna de las cosas que más irritan a tu compañero de cuatro patas y que probablemente tu ni te hayas enterado.

Halarle la correa

Utilizar la correa es una herramienta que brinda seguridad tanto para el que pasea al perro como para el animal en sí, siempre y cuando sea utilizada correctamente y en pro del bienestar de nuestro can.

Halar la correa o apretarla más de la cuenta alrededor de su cuello puede ser un importante factor de riesgo porque en esta zona transitan nervios, arterias, se encuentra el esófago y la tráquea, la glándula mandibular, la tiroides, existen nódulos linfáticos y se localizan las vértebras cervicales. Los efectos secundarios pueden ser bastante graves: dolores articulares, aumento de la presión intraocular, hernias, dolor crónico y hasta problemas comportamentales.

Lo ideal es educar al perro para que aprenda a pasear: tranquilo, sin dar tirones, obedeciendo a tus palabras. También ayuda que utilice un arnés antitirones, que reparte la tensión por el pecho, una zona más fuerte y menos dolosa que el cuello. Además, con un arnés será más fácil manejar a un animal grande y fuerte.

Nada de aplicar productos humanos en nuestro perro

Así como nosotros no utilizaríamos los productos de comida o de aseo especiales para nuestras mascotas, de igual forma nosotro no debemos aplicarle nuestros productos diarios a nuestros animales de compañía.

Especialmente los champús y las pastas de dientes para humanos tienen componente altamente tóxicos para los perros. Lo recomendable en este caso es comprarle sus productos seleccionados para mascota y así evitarnos los riesgos.

Nunca los dejes solo en un automóvil

Si eres de los que piensas que tu perro puede quedarse solo unos minutos en el carro y nada le puede ocurrir, pues aquí un dato… El cierro puede ocasionarle alto nivel de estrés hasta llegar a la asfixia.

Por otra parte si deja las ventanas abajo es casi seguro que su perro se baje del auto tratando de ubicarlo lo que podría ocasionar la perdida de su can. Así que para no pasar malos ratos, lo mejor es que lo deje en compañía de algún conocido o resguardado en algún lugar seguro mientras usted regresa.

No lo abraces si él no quiere

Aunque la mayoría de los perro son amables y cariñosos, hay momentos es que necesitan su espacio y si se lo invadimos con abrazos y mimos lo más seguro es que te lo hará saber a ladridos o mordiscos.

Los abrazos injustificados son aquellos que ocasionan en el animal un estado rígido de estrés y rechazo que te lo hará notar con bostezos o mirando hacia otro lado. Ten presente sus actitudes y evita molestarlo. Ellos también necesitan tranquilidad.

No dejes que mastique hielo

En los países donde el calor apremia es una práctica común colocar cubos de hielo en el tazón de agua del animal, esto con el fin de refrescarlo. Sin embargo el hielo puede ocasionarle heridas en los dientes, labios y mandibulas y hasta puede ahogarlos al no poder tragar los trozos.

Lo ideal es darles agua fría directamente cuando las temperaturas son altas para que el can se refresque sin ningún riesgo.

Alimentarlos con restos de comida no es lo apropiado

La responsabilidad es el principal valor que debemos practicar al momento de hacernos cargo de una mascota y una buena alimentación entra en esa premisa.

Acostumbrar a nuestra mascota a comer a deshora y más aún sobras de comida que dejamos es a mediano y acorto plazo un factor que pone en riesgo su salud. Primero porque hay alimentos que son tóxicos para ellos y que a nosostros no nos hacen daño, segundo que los animales tienen un metabolsimo distinto al de los humanos, por ellos las horas de comer y los productos que deben comer también son distintos.

Utiliza el refuerzos positivo

Los veterinarios y los peluqueros son en muchos casos el terror de los perros. El solo sospechar que tienen consulta médica genera en ellos un gran grado de estrés. En ese sentido, es importante ofrecerles amor, premios, y todo tipo de reforzamientos positivos para que se sientan seguros y confiados.

Los castigos y las palabras duras al contrario de ayudar a nuestro perro lo pondrán más aprensivo y hostil. Ten en cuenta que tú quieres un perro feliz no sumiso.

No dejes que tu mascota sea inactiva

Sácalo a pasear, jueguen juntos, enséñale trucos. Incítalo a todo menos a la pasividad. Recuerda que la falta de ejercicio y motivación puede acarrear en problemas de obesidad y demás patológias físicas. Además el ejercicio y quemar energía te garantiza que tu peludo estará muchos más tranquilo en casa.

No lo restrinjas cuando olfatea o explora

Aunque tu perro sea el más tierno del mundo, recuerda que en sus genes guarda un poco de su instito depredador o cazador, como sus primo hermanos los lobos. Por ello cuando salen al aire libre es normal que utilicen su olfato para conseguir rastros de cosas o comidas. Tampoco es extraño que persigan a otros perros, ardillas gatos o cualquier animal que corra.

Déjalos que exploren el mundo a través de su naríz, eso sí, es importante que estes siempre pendiente para que no se llevan nada a la boca, o no se metan en problema siguiendole los rastros a otros animal.

Vestir a su perro es necesario solo para calentarlo

Funny dog in sunglasses and shirt clothes fashionable

Los perros de por sí ya cuentan con suficiente pelo para mantener su temperatura corporal. Solo en caso extremos es recomendable vestirlos para calentarlos.

Sin embargo, si eres de esos dueños que le encata ponerle todo tipo de atuendo a su animal, te digo desde ya que para ellos no es tan agradable esta idea. Probablemente la ropa los hace sentirse incomodos, aprisionados, asfixiados, solo que no encuentran la manera de decirnoslos y nos quieren tanto que se dejan. Aunque hay unos irreverentes que simplemente se desnudan y gruñen si osan ponerle algo sobre su peludo cuerpo. Es momento de dejar de humanizar a nuestros peludos.

Por favor, no lo amarres períodos de tiempo largos

Someter a tu perro a largos períodos amarrados es sin duda maltrato. A parte esto genera cambios drásticos en su temperamento; puede volverlo agresivo o depresivo.

Si elejiste tener un compañero peludo es para que tenga un lugar digno en tu hogar, no para cuidar la casa o jugar con los niños. Tu perro es parte de la familia, por ello garantizarle su espacio es un deber y un derecho para él.

En este video puedes conocer más aspectos que debemos evitar hacerle a nuestros canes:

Deja un comentario