Mundo Animal

Noah, la gallina rescatada de un criadero en Chile

La pollita fue salvada de una muerte segura, hoy vive en una granja donde es muy consentida

Así como hay quienes consiguen en un perro o un gato el amor incondicional y la compañía diaria, también cabe la posibilidad de que una gallinita pueda ser esa compañera ideal para forjar un vínculo de amistad. ¿No me crees? Te invito a que conozcas la historia de Noah, un gallinita rescatada de un feo destino.

Como su raza lo propone, Noah nació para una sola cosa; ser una gallina de sacrificio. Nacer, engordar por un mes y medio y ser sacrificada para su consumo era todo lo que su especie puede aspirar en su corta vida. Total para eso fue incubada artificialmente, para morir prematuramente y no de la mejor manera.

La gallina Broiler es la raza más común de pollos para el consumo humano en el mundo. Su cruce se fue perfeccionando hasta llegar a tener un pollo más gordo y grande en menor tiempo.

Ya lo expresaba Paul McCartney «si los mataderos tuvieran paredes de cristal todos fuéramos vegetarianos». El lugar de donde fue rescatada Noah no era la excepción de esta lamentable realidad. Sin embargo su suerte fue más luminosa.

«Noah no pasó el procedimiento de descarte y fue tirada a la basura viva, de donde fue rescatada junto con tres pollitos más», explica Marisol, líder de la Fundación Santuario Igualdad.

Este espacio que hace vida en Chile, fue especialmente creado para el rescate cuidado y adopción de animales de granja que han sufrido las duras vicisitudes del maltrato animal por su condición de especie creadas para la explotación y consumo.

Así que la gallinita Noah comparte su nuevo hogar con burros, vacas, cabras, ovejas, cerdos, llamas y muchos animales más rescatados de esta misma industria cárnica y de la indiferencia de los consumidores, que ignoran todo el proceso de crueldad que hay detrás de este rentable negocio.

«Noah tuvo mucha suerte, se cruzó con una persona que estaba haciendo unos trabajos de reparación dentro del criadero y al ver esta cruel situación metió a cuatro pollitos (incluida Noah) en su caja de herramientas para trasladarlos al Santuario de Igualdad».

Hoy Noah es una gallina de cinco años; feliz, sociable, amorosa, que escarba en compañía de sus demás amigos rescatados, toma el sol y se da bañitos de tierra en este mágico lugar.

A propósito de esta historia con un esperanzador final, Marisol defiende la idea de que las personas conscientes y sensibles están cambiando su forma de alimentación a base de carne porque se dieron cuenta que estos animales tienen emociones y sentimientos.

«Todos reconocemos que los gatos y los perros tienen una personalidad única, son inteligentes y pueden ser parte del núcleo familiar, pues lo mismo ocurre con las gallinas, las vacas y los demás animales de granjas. Cada uno de ellos siente, tiene su propia personalidad y lo único que quieren es una oportunidad para vivir tranquilos», explica.

Deja un comentario