Gatos Mundo Animal

No es mito: Los gatos no pueden detectar el sabor dulce

Los felinos tienen la capacidad de distinguir los sabores ácidos, salados, amargos y el unami

Así como los perros le es difícil detectar el sabor salado, a los gatos les es imposible diferenciar los alimentos dulces. ¿Pero entonces que sabores detectan su paladar?

Según los expertos, los pequeños felinos tienen la capacidad de distinguir los sabores ácidos, salados, amargos y el unami. Se cree que la detección del amargo es importante para detectar secreciones tóxicas de las presas. Por lo que esto podría estar relacionado con que rechacen los alimentos amargos.

Por otra parte, pueden detectar los aminoácidos lo que los ayuda a distinguir la calidad nutricional de los alimentos.

Los gatos tienen la capacidad de distinguir los sabores ácidos, salados, amargos y el unami

Sin embargo, hay un sabor que no pueden detectar y este es el sabor dulce de los alimentos. Según la experta, al ser el gato un carnívoro obligado, no tiene sentido que, debido a su dieta, posea este tipo de receptores. Por lo que si le damos un envase con agua dulce y otro con agua normal, bebería de los dos sin distinción alguna. Además, hablando de agua, los gatos también tienen receptores sensibles al agua, lo que le permite saborear y notar sabores amargos o ácidos en esta.

Curiosamente, esta sensibilidad a la percepción de los sabores es mucho mejor cuando los alimentos están a 30 grados centígrados, la temperatura de la lengua. Lo que permite a los gatos con poco apetito poder comer mejor.

En un estudio realizado se detectó que los gatos callejeros rechazaban la comida seca, mientras que los gatos caseros rechazaron la comida cruda.

Los especialista gatunos también explican algo que puede sonar muy raro: Se considera que la alimentación de la madre, tanto durante el embarazo como durante la lactancia, puede influir en las preferencias de los cachorros cuando crezcan. La información se transmite a través de la placenta y de la leche y se considera que es un mecanismo adaptativo para que los cachorros prefieran los alimentos conocidos como seguros.

Que crezcan alimentándose con un tipo de comida u otra puede hacer que desarrollen preferencias por los alimentos que ya conocen. En un estudio realizado se detectó que los gatos callejeros rechazaban la comida seca, mientras que los gatos caseros rechazaron la comida cruda.

Pero ¿por qué prefieren los gatos una comida u otra? Pues, según la experta en conducta felina, esto depende de las distintas individualidades de cada gato, como la familiaridad, costumbre e incluso puede que haya un factor genético que influya en este tipo de preferencias. Aunque también depende de la «palatabilidad de cada alimento: cuan rico sabe, la temperatura, el contenido nutricional e incluso de la forma y la textura», ha concluido.

En un estudio realizado se detectó que los gatos callejeros rechazaban la comida seca, mientras que los gatos caseros rechazaron la comida cruda

Deja un comentario