Tu mascota

Nico el perrito que siempre necesitó Rosa Elena

Nico con 11 años y una historia de maltrato, encontró un hogar de ensueño

Mientras su mami canta en una reunión de fin de año, el pequeño Nico espera paciente y tranquilo en un rincón a que llegue su turno de mimos y cariños a los que ya está acostumbrado.

Es evidente el vínculo estrecho que hay entre ellos dos. Podrías pensar que al tener 11 años, tiene todo ese tiempo con su mamá humana. Pero no.

Este perrito pincher que por cierto es muy apegado, sociable y obediente, esconde una historia de maltrato, salida de una pesadilla.

Nico fue abandonado en un basurero por su dueña anterior, sí, en un basurero y una proteccionista se lo quitó, conociendo algunos oscuros detalles de la historia del perrito.

Esta señora, conocía a Rosa Elena, quien se ofreció a cuidar a Nico, cuando su protectora tuvo que salir de viaje.

Se alargó el viaje y más días transcurrían con Nico y su mami humana, feliz. Así que su protectora, le preguntó si realmente quería quedarse definitivamente con él a lo que Rosa Elena, contestó que sí.

Su historia

Nico estuvo con su protectora durante 4 años, después de aquel día, en el que su antigua mamá, lo abandonara en un basusero.

Su protectora tenía la urgencia de ir fuera del país, Rosa Elena, había visitado su hogar y conectó de inmediato con Nico. Ella comenta con un brillo especial en los ojos, que anhelaba tener un perro con esa energía y calor especial.

Y agrega que lo pidió tanto a Dios, que cuando la protectora de Nico le pidió cuidar de él, no lo dudó ni un segundo y aclara que se le cumplió su deseo. Tener un perro como Nico.

En aquella visita supo del terrible maltrato que había sufrido, desde patadas, golpes y la verdad, al conocerlo, se nota que el amor, puede transformar.

Cuando Rosa Elena recibió a Nico, lo primero que hizo fue correr al veterinario. Todo esto con la intención de saber en qué condiciones estaba.

La veterinaria le indicó que tiene una condición especial, tiene un desgaste en primer grado de la tráquea y además problemas cardíacos.

Desde que ella lo tiene, procura darle calidad de vida, son 11 años y 1 año con Rosa Elena.

Su problema del corazón se evidenció con una tos severa, le sonaba todo el pecho y creyeron que era un problema respiratorio, pero la realidad, es que los problemas del corazón decían presente.

Varios especialistas lo evaluaron y la tos mermó, se recuperó y un tratamiento constante y de por vida, con un diurético y buena alimentación, han mantenido su calidad de vida.

Come frutas, pollo, carne y verduras, su perrarina y paseos constantes. Duerme mucho y al ser un perro maduro, parece que estuviera educado y adaptado a la familia casi de inmediato.

Sabe dónde y cuándo debe hacer sus necesidades y es un perro que entiende todas las rutinas y hábitos, nos ha regalado una felicidad que jamás imaginamos en casa, agrega.

Nico en casa, su lugar seguro y lleno de amor

Rosa Elena hace un llamado

Hay muchos perritos abandonados que necesitan un hogar, antes de comprar, piensa en adoptar, muchos necesitan una familia. Vayan y visiten un refugio, donde hay tantos animales esperando por ser adoptados.

No puedes adoptar, brinda tu apoyo, sácalos a pasear, ofréceles un poco de cariño y difunde los casos para ayudar a encontrar una familia.

La edad del perrito no importa, para ejemplo tienes a Nico, con apenas un año en nuestras vidas, es nuestra vida completa y si son adultos, son más manejables, más controlados.

La compañía de Nico ha sido terapéutica para la familia, aún y cuando es sociable, es territorial, es que no podía ser perfecto jajajaja, se lleva bien con algunos perros sobre todo del sexo opuesto.

Él está castrado, comparte y no come tamaño, le busca pelea a los perros grandes, es celoso y protector con su mamá.

Recomendaciones al adoptar

Cuando adoptas un perro adulto, permite que el perro entienda las rutinas. Mantén los horarios para sus paseos y alimentación. Aprenderán enseguida.

Un perro adulto abandonado, puede estar en la calle por algunas razones, la más común es que al presentar alguna enfermedad, sus antiguos dueños, no quisieran hacerse cargo. De modo que un chequeo cuanto antes, ayudará a evidenciar un panorama claro.

A veces, un perro adulto y de raza está en la calle porque se perdió, escapó, se asustó a casusa de fuertes ruidos como disparos, fuegos artificiales etc. Por eso la recomendación, es castrarlo, para evitar esa carga hormonal que lo invita a escapar buscando hembras.

Paciencia, a veces un perro adulto, solo necesita tiempo, espacio y comida, para poder recuperar la autoconfianza y no sentirse a la defensiva. Si presionas al perro a jugar o a ser cariñoso, podría terminar mal o podrías decepcionarte a l ver que no tiene ánimo.

En un refugio, un perro debe competir por la atención y el amor de sus cuidadores, en la calle es el perro contra el mundo o el mundo contra el perro, hay perro que duermen durante dos días y solo se levantan a beber agua para seguir descansando. Paciencia.

Recuerda que cuando adoptas a un perro adulto, le estás ofreciendo una oportunidad que en la calle, jamás habría tenido. Su agradecimiento será infinito, pero recuerda, entender que necesita tiempo y espacio. Si él es muy cariñoso y se quiere alejar, déjalo, a veces hay situaciones que pueden activas conductas no deseadas. Ellos saben cuándo deben retirarse.

Adoptar a un perro adulto, es una experiencia única, que dejará huella en todo el grupo familiar.

Muchas enfermedades crónicas, tienen tratamiento y puedes ofrecerles calidad de vida, adopta y no compres.

Por muchas historias como la de Nico y su humana Rosa Elena.

Deja un comentario