Mundo Animal Perros

Ni para cuidar la casa ni para encerrarlo, un animal es para amarlo

Activistas denuncian el caso de dos perros y un gato que viven en las peores condiciones

Una condición mental, una patología o enfermedad, carencias económicas, son situaciones que cualquier persona puede padecer. El dilema está cuando esta situación es la excusa idónea para abandonar a la suerte al peludo de la casa.

Esto último es lo que a través de un denuncia pública en las redes sociales, varias organizaciones animalistas de la ciudad de Caracas, han insistido en la necesidad de dar a conocer el caso para que las autoridades intervengan y se haga justicia. Se trate de dos perritos y un gatito que están viviendo en las peores condiciones, y que a pesar de ello, sus tenedores irresponsablemente se niegan a darlos en adopción.

La primera víctima es una perrita mestiza de Pastor Alemán, que según argumentan los vecinos, tiene 4 años viviendo en una casa sola, y que ha sobrevivido gracias a la caridad de quienes le colocan agua y comida. Los animales domésticos necesitan de la interacción humana. Maltrato también es el abandono.

Su responsable es una señora -que según testimonios de cercanos- sufre de depresión, por tal motivo vive con sus hijos, a quienes tampoco les importa la situación ni el bienestar del animal.

En el último reporte que las organizaciones animalistas presentaron, se pudo observar como la perrita convive con su propio excremento, moscas y hasta con un roedor muerto que había en el lugar.

La perrita comparte el espacio hasta con roedores muertos

«Los vecinos han hablado con la propietaria y se le ofreció conseguir un mejor hogar a la perrita donde pueda recibir el amor y los cuidados necesarios, pero la señora se niega rotundamente a entregar al animal». «Ella cuida la casa», es su contundente y única respuesta.

Algo similiar ocurre con otros dos animales que vivían en este lugar y que ahora se encuentran bajo la tenencia de una de las hijas de la señora.

Algunas personas se acercaron conversaron con la joven para exhortarla a convencer a su mamá que entregue a la perrita y conocer las condiciones en que vivían el perrito poodle y el gatito que habitaban con la señora. Se pudo conocer por encimita que el cachorro estaba en muy malas condiciones físicas, porque la misma muchacha solicitó apoyo económico para la peluquería del perrito.

Sin embargo, el caso más preocupante es el del gatito, que según dicho por la misma muchacha, vive encerrado en un baño de su casa porque «ella es alérgica a los felinos».

«Hacemos un llamado a la autoridades para que nos apoyen con este caso. Y a los que puedan ayúdenos a difundir. Un perro no solo vive de techo, agua y comida. Un perro necesita un espacio digno, una familia responsable, de lo contrario es maltrato animal», reiteran las voceras que llevan el caso.

Deja un comentario