Mundo Animal Perros

Los perros pueden distinguir entre un idioma conocido y uno ajeno

Es la primera vez que se descubre que un animal puede distinguir un lenguaje de otro

Son muchos los animales que pueden identificar ciertos patrones auditivos del habla del ser humano. Sin embargo, parece ser que los perros son los más inteligentes en comprenderlos.

Un equipo de neurocientíficos ha llevado a cabo un estudio que ha sido publicado en la revista ‘NeuroImage’. En él explican que «los perros de familia están expuestos a un flujo continuo de habla humana a lo largo de sus vidas. Sin embargo, se desconoce el alcance de sus habilidades en la percepción del habla».

El equipo expuso a 18 perros a la escucha de una lectura del cuento «El Principito» en dos idiomas diferentes (español y húngaro). Mientras tanto, les escanearon el cerebro para ver su actividad.

Aparte de la lectura, sintonizaron conjuntos de palabras revueltas que no tenían significado. Así comprobarían si los canes son capaces de diferenciar entre el habla y las palabras sin sentido. Los perros que participaron en la investigación habían escuchado durante toda su vida uno de los dos idiomas que se les puso. Por lo tanto, era posible comparar los cambios que se diesen en su actividad cerebral al reconocer palabras que les parecían familiares. Los resultados mostraron que los animales sufrían una actividad en la corteza auditiva primaria siempre que escuchaban palabras (independientemente del idioma que fuese), así que eran capaces de distinguir el habla humana del no habla.

Los perros son capaces de diferenciar los idiomas

El presente estudio «proporciona la primera evidencia de patrones distintos de actividad cerebral para dos idiomas en una especie no humana», resaltan los investigadores emocionados. Sin embargo, la distinción entre el habla y el no habla es diferente a la que tenemos los seres humanos. Los científicos comentan que «mientras el cerebro humano está especialmente adaptado al habla, los perros únicamente pueden detectar la naturalidad del sonido». No obstante, los expertos descubrieron que los canes son capaces de encontrar las diferencias de los idiomas. Este hallazgo es relevante ya que muestra, por primera vez, que el cerebro de un animal no humano puede distinguir diferentes lenguajes.

Esto no es todo, se observó que, cuanto más edad tenía el perro, mayor capacidad poseía para la diferenciación entre un idioma que ha escuchado durante toda su vida y otro desconocido. «Curiosamente, de manera similar a los estudios con bebés, nuestros resultados también sugieren que surgen distintos patrones neuronales en los perros cuando escuchan diferentes idiomas, uno familiar y uno desconocido, incluso si los dos pertenecen a la misma clase rítmica», dicen los investigadores en su estudio. A pesar de que todavía se desconoce si esta habilidad la poseen otros animales, se cree que tras tantos miles de años de domesticación y relación cercana con los perros, su cerebro está más adaptado.

«Algo realmente interesante de los perros y los humanos es que ambas especies son extremadamente diferentes. Pero hay un punto en la evolución de ambas especies en las que estuvieron expuestas a entornos sociales complejos. Lo maravilloso de los perros es que quieren cooperar, quieren entendernos». Los científicos consideran que las futuras investigaciones sobre el tema deberían determinar el origen de esta habilidad, así como si la familiaridad con un idioma en específico es obligatoria para que los perros lo distingan de otra lengua que tenga el mismo ritmo, de la misma manera que ocurre con los bebés humanos. Aunque todos los perros tengan esta destreza, el estudio afirma que aquellas razas que tienen la cabeza más larga poseen una mayor sensibilidad auditiva.

Deja un comentario