Gatos

¿Los gatos producen adicción?

Dicen que el que se hace un tatuaje, va por más… así dicen los dueños de los mininos, siempre quieren más

Existen personas que tienen cierta tendencia a tener algún tipo de mascotas, habiendo una gran variedad en los gustos siendo los gatos los más comunes.

Y es que se vuelve casi una necesidad el estar pendientes de esta compañía animal que si bien es cierto es una responsabilidad, hay personas que llevan a esto a un extremo al punto de convertirlo en casi una adicción.

¿Por qué la gente tiene siempre más de un gato?

Es posible encontrarse con personas que su preferencia por los gatos va más allá de una simple atracción, llegando a desarrollar un alto grado de adicción hacia estos animales, lo que se conoce como “Ailurofilia”.

Es por ello que, te explicaremos si realmente los gatos producen adicción, y el porqué la mayoría de las personas tienen más de un gato.

En tal sentido, profundizaremos sobre lo que es la ailurofilia, sus síntomas, causas y el tratamiento de esta desmedida pasión por los gatos.

¿En qué consiste la Ailurofilia?

En primera instancia, la existencia de este término nos confirma que, efectivamente los gatos si producen adicción, por lo que iniciaremos explicando el origen de esta palabra.

Desde el punto de vista etimológico, debe su origen a los términos griegos “ailuro” (que implica gato) y “philos”, (que representa el nivel de atracción o el amor hacia algo).

Ahora bien, el tener pasión o atracción por los gatos no representa en sí ninguna consecuencia o aspecto negativo. Sin embargo, cuando dicha pasión se convierte en una adicción sin control, puede representar un comportamiento patológico con afectación de su calidad de vida y hasta de su entorno.

Y es allí donde la persona puede desarrollar ciertos sentimientos de admiración, afecto, llegando incluso hasta atracción y placer sexual con el contacto físico con los gatos.

Aunque cuando la persona tiene atracción física hacia los gatos, se está en presencia de lo que se conoce como una parafilia, donde el individuo manifiesta un interés sin control y a su placer sexual hacia los gatos.

En consecuencia, cuando se llega a este nivel de atracción la persona sufre de repercusiones negativas, con afectación de su capacidad mental, donde la persona mantiene un gusto obsesivo hacia este tipo de animales.

Al llegar a este nivel de adicción, la persona no tendrá control de sus pensamientos respecto a su obsesión hacia los gatos y sin poder detener sus impulsos sexuales.

Principales Síntomas de la Ailurofilia

En términos generales, la persona puede desarrollar tres grandes grupos o condiciones de comportamiento al momento de estar en presencia de la ailurofilia, siendo tales los siguientes:

Trastorno de acumulación

En ocasiones se da el caso donde el individuo llega a acumular varios gatos. Siendo este trastorno conocido como síndrome de Noé, y se trata de un desorden mental que se manifiesta con la acumulación de una gran cantidad de gatos.

En tal situación, el individuo no está en capacidad de ofrecerles condiciones o cuidados mínimos a los gatos, lo que se traduce en casos de desnutrición y variedad de enfermedades, hasta problemas de comportamiento o de socialización.

Un aspecto importante, es que las personas que padecen esta fase de la ailurofilia no aceptan su condición; de hecho no se percatan que tienen un problema, siendo más complicado aplicar el debido tratamiento para su cura.

Es posible que dentro de un hogar, más de una persona se encuentre dentro de esta fase patológica, y de acuerdo al nivel de acumulación, pueda llegar afectar su entorno o comunidad.

Trastorno parafílico

Esta fase se presenta en menor cantidad o porcentaje, aún así, existen algunas personas que llegan a desarrollar una pasión desmedida y sin control hacia los gatos, lo que se transforma en una patología mental.

Tal patología es conocida como una parafilia, y se manifiesta como una atracción incontrolable e inapropiada hacia el gato, llegando a representar un comportamiento de gran malestar tanto para la persona como para su entorno.

¿Ailurofilia o amor por los gatos?

Por lo general, muchas personas tienen un especial afecto o amor hacia sus mascotas, y en este caso por sus gatos, siendo esto un comportamiento natural, sano y considerado como normal cuando no se llegan a los extremos anteriormente descritos.

Y es que, el interés o aprecio que se puede tener por los gatos puede funcionar como una especie de motivación o estímulo positivo, esto se traduce en el mejoramiento del nivel de bienestar para las personas, sin que exista la necesidad de desarrollar parafilias o ningún tipo de obsesiones por los gatos.

Tanto es así, que hoy en día, por diversos medios sociales y de difusión, disponemos de una gran cantidad y variedad de imágenes relacionadas con los gatos, que afianzan este sentimiento de atracción y de aprecio hacia estos animales, inclusive por encima de otras especies de la fauna.

Causas de la Ailurofilia

Aunque no se tiene una certeza absoluta de las causas de la ailurofilia, y en especial en su etapa patológica, existe cierta tendencia a la aceptación de factores genéticos (al igual que otro tipo de parafilias).

Tales factores genéticos, hacen posible que determinadas personas posean un mayor grado de predisposición para desarrollar una obsesión hacia determinados animales, y en este caso hacia los gatos.

Por otra parte, pueden darse casos de experiencias traumáticas con los gatos, durante la etapa de infancia de la persona; que en su etapa de adulto, se manifiesta mediante comportamientos obsesivos.

De igual manera, tienen incidencia los factores de aprendizaje por observación, que el individuo ha experimentado en su entorno, llegando a tener un condicionamiento como en el caso de las fobias.

¿Cómo tratar a la ailurofilia?

Por razones lógicas, en aquellos casos donde las personas sólo sienten cierto grado de amor o de inspiración hacia los gatos, no se requiere acción alguna por estar considerado un comportamiento normal y sin consecuencias.

No obstante, cuando se trata de las etapas del síndrome de Noé o el trastorno parafílico, es necesario que la persona reciba cierta ayuda psicológica, por ser comportamientos con cierto grado de consecuencias.

En tales casos, el individuo podrá recibir terapia de tipo cognitivo-conductual, que pudiese ir acompañado de medicación (de acuerdo a cada situación en particular).

Deja tu comentario

Deja un comentario