Mundo Animal Perros

Lo regalaron por «falta de espacio»

Antes de asumir la responsabilidad de una mascota, debe medir todo lo que implica, como ser sintiente.

Mi nombre es Crack Alexander, dicen mis papis humanos , que mi nombre lo tomaron, por el nombre del equipo de futboll donde ellos jugaban , que se llamaba Crack, y soy un Crack(eso dicen mis papis) y Alexander por mi papá.

Estoy con mi familia desde muy cachorro, aproximadamente dos meses y ellos no sabían cómo cuidar a un peludo.

Mi humana fue quien me cuidó y enseñó muchas cosas, enseñó a los demás en casa, cómo tratarme.

En el lugar donde me compraron, se encontraban varios perritos . Mis primeros papás, al principio me querían mucho, pero luego dijeron que no me podían cuidar «por falta de espacio» y por eso salieron en busca de una familia «para regalarme». Sentí mucho miedo, no lograba entender por qué no podían amarme en esa casa, era un cachorro.

Pero luego aparecieron mis nuevos papás, dispuestos a amarme, sin importar del tamaño que fuera.

Era un cachorro grandote

Apareció esta gran familia, mis nuevos humanos me llevaron a mi nueva casa y yo feliz y agradecido, porque me dan mucho amor y mucha comida. Mi tamaño no ha sido impedimento, para llevarme de paseo.

He conocido la playa, montañas con climas fríos. Estar con ellos me hace feliz. Mi nueva familia me presentó con amigos y familiares, porque yo, soy parte de ellos y ellos, parte de mi. 

No solo de amor se vive, mi familia me alimenta, me cuida, me saca a pasear y me enseñan todo lo que puedo o no hacer, me educan, así le llaman.   Ya son 10 años con ellos.

Entienden lo que quiero decir sin palabras, solo con gestos y acciones, me complacen y me aman. Nos conectamos.

Lo más bonito de tener una familia, ha sido poder mostrarles que puedo cuidarlos y ellos a mi.

Un día, mi mamá estaba acostada y como siempre, me acosté con ella. Esta vez, la quise más, la besé más y consentía su panza, quería decirle tantas cosas. Pero no hizo falta.

Mamá fue al médico a los pocos días y comprendió que le estaba dando la bienvenida a mi hermanito. Ellos no le daban crédito a mi emoción, pero el médico les anunció que mi hermano, pronto llegaría y yo siempre, lo cuidaría.

10 Navidades y muchas más con sus humanos

Me quieren como soy, me cuidan y protegen, yo siempre, los voy a cuidar, soy un Pitbull, iba a crecer, cuando me compraron, lo sabían y mi familia, me acepta, no me teme.

Esta historia, la cuenta la familia de Crack Alexander. Lo que mucha gente desconoce, es que así como él tuvo la fortuna de ser amado y cuidado, con esta segunda oportunidad, muchos, innumerables, son «regalados» una y otra vez.

Pocas veces reciben educación y cuidados, si no que terminan en azoteas, amarrados, solos o en la calle. La adopción hoy en día es común, sin embargo, hay quien quiere tener un perro de raza, solo para lucirlo y no para darle amor, como merece.

Cuando notan los gastos en los cuales deben incurrir, estos dueños de animales, prefieren abaratar con alimentación poco adecuada, que luego perjudicará la salud a este animal. Una vez enferman, vienen más gastos y los «regalan» para deshacerse de la responsabilidad adquirida.

También es común, que los compran en la calle, como el caso de los perritos conocidos como «poodle mini toy» y son cachorros que no tienen más de dos semanas de nacidos. Muchas veces mueren porque aun dependen de su madre y no comen solos. Hay gente inescrupulosa que ponen perritas en criaderos sin control no respeto por el animal, madres desnutridas que paren crías que nacen desnutridas con problemas severos de salud y los venden antes de tiempo, sin esperar un adecuado destete, y sufre el animalito y los ilusionados compradores de esa mascota.

Antes de comprar una mascota, piense en adoptar alguna. hay muchísimos perros desde callejeritos hasta perritos de raza que son abandonados por sus dueños, que no se dieron cuenta lo que significaba, como en el caso de Crack Alexander, tener un pitbull en un apartamento de 60 metros cuadrados, y les fue más fácil regalarlo o botarlo a la calle

Comprar a un perro o adoptarlo, debe hacerse con foco, atención y conciencia. Es un ser vivo, puede enfermar, necesita cuidados y alimentación.

En cualquier caso, asumir la responsabilidad, puede resultar tan gratificante, que muchas vidas han sido salvadas por humanos, pero muchos humanos, han sido salvado por sus perros.

Deja un comentario