Gatos

Lion, mi gato de ojos dorados

El hermoso minino hace sonreír a toda la familia con sus travesuras y ocurrencias

Mi leoncito de ojos color oro dorado llegó a mi vida hace un año y un mes, cuando me encontraba buscando un compañero para mi gato de cinco años llamado Yoyo, mi primer bebé, tímido y consentido.

Durante casi un mes busqué a través de las redes sociales gatos en adopción, sin éxito. Los procesos no solo eran tardíos por sus numerosas exigencias y requisitos, sino que además no recibí respuestas. Ya casi a punto de darme por vencida y desistir de la idea de adoptar otro compañero, contacté a una amiga cercana quien es estudiante de veterinaria, y le comenté mi experiencia.

Esta chica me enlazó con su vecina rescatista, quien tenía varios gaticos en adopción y yo sin dudarlo le escribí por teléfono. Elegí al cachorrito amarillo y flaquito que vi en una de sus fotos, me advirtió “¡¡él es muy pila!!” su nombre antes de conocerlo era Robin. Unos días después, mi nuevo bebé estaba en la puerta de la casa. Ahí comenzó todo.

Lion llegó a mi vida con aproximadamente tres meses, y durante su primer día en nuestro hogar descubrí que en realidad estaba enfermito y tenía algunas afecciones de las cuales no estaba informada. De inmediato me ocupé e hice lo posible por atenderlo y llevarlo al veterinario, bajo esa dinámica transcurrieron los siguientes meses. Lion padecía de infección intestinal, anemia, parásitos intestinales, gripe felina y conjuntivitis, y no solamente el sino mi gato mayor, porque al convivir éste también contrajo la gripe y la conjuntivitis.

Unos cuantos meses de adaptación

Lion todo un señor gato

Todos los días sin falta a las cinco de la mañana durante varios meses, me levantaba y le aplicaba los tratamientos a ambos, les daba sus protectores gástricos, antibióticos, vitaminas, entre otros medicamentos recetados para la situación de salud que estaban atravesando.

A pesar de sus problemas de salud, Lion siempre fue un cachorro activo y divertido, sumamente curioso y atrevido, tanto así que durante los siguientes meses en las madrugadas se dedicaba a jugar y correr por toda la casa.

Los primeros meses de su vida en su nuevo hogar no fueron para nada fáciles, no solamente dormir para los humanos de la casa era muy complicado y me atrevo a decir que casi imposible, sino que madrugar para aplicarle tratamientos médicos era bastante agotador, pese a que lo hacía con todo el amor del mundo. Eventualmente y con buena alimentación y la medicación adecuada, Lion sanó y su hermanito mayor también se había curado de la gripe. Ahora el desafío era que estos dos se llevaran bien.

Lion y Yoyo amigos y rivales

Lion con su hermano mayor Yoyo

Lion y Yoyo al tener personalidades completamente opuestas, Yoyo tímido y tranquilo y Lion activo y alfa, Lion llegó a lastimarlo más de una vez, con mordidas y juegos rudos. Incluso en una ocasión llegó a causarle a Yoyo una herida abierta en un costado, a causa de lo que sospechamos fue un rasguño enorme. Afortunadamente la herida terminó siendo superficial y nuestro gato mayor se recuperó en poco tiempo con los cuidados adecuados.

A pesar de los altos y bajos de recibir un nuevo miembro en la familia, es maravilloso y se trata de un proceso capaz de sacar lo mejor de todos nosotros. La responsabilidad, la entrega y el amor que se tiene sobre esta nueva vida que llega a casa es enormemente importante y especial.

Hoy en día Lion ya tiene un año de edad, lo llamo mi niño tremendo, es un gato sano y amoroso. Todas las mañanas despierta sobre mi pecho, ronroneando mientras me exige con su cabecita que lo acaricie, me acompaña en cada paso que doy dentro de la casa, nunca me deja sola, adora verme cocinar, limpiar, cepillarme, se sienta siempre a mi lado a observarme mientras hago cualquier cosa.

Le encanta cazar insectos que entran a la casa, comer pollito, carne, a veces sardinas. Es feliz siendo consentido y cada noche repite su rutina, se acuesta sobre mi pecho y duerme mientras ronronea de felicidad.

El fue la mejor decisión que pude haber tomado. Mi amigo y compañero tierno Lion, de ojitos oro dorado y pelaje amarillo como el sol. El que hace de todos los días una aventura divertida.

Lion cuando era un bebé

Deja un comentario