Mundo Animal

La historia de Najin y Fatu, las dos últimas rinocerontes blancos del norte

Con fertilización in vitro científicos intentan preservar la especie de las que solo quedan dos hembras

Los dos últimos rinocerontes blancos del norte del mundo viven en Nairobi, Kenia, donde los guardias armados de la fuerza policial contra la caza furtiva los protegen las 24 horas del día. Najin y Fatu pastan a través de la sabana en la conservación de Ol Pejeta de 360 ​​km². Las dos hembras no parecen darse cuenta de que son las últimas de su especie; el último macho, llamado Sudán, murió en 2018. Era su padre.

Él tuvo un breve foco de atención mundial un año antes cuando la conservación se asoció con Tinder para mostrar anuncios de recaudación de fondos que lo presentaban como el «soltero más elegible» del mundo; el truco recaudó millones de dólares para la conservación. «Soy único en mi clase», decía el perfil de Tinder de Sudan. «No, en serio, soy el último rinoceronte blanco macho del planeta tierra. No quiero ser demasiado atrevido, pero el destino de mi especie depende literalmente de que nos unamos».

Zachary Mutai ha estado cuidando a la pareja femenina durante 10 años. Describe a Najin, que acaba de cumplir 31 años, como juguetona pero también bastante agresiva. A menudo obtiene lo que quiere y “Es un logro porque la mayoría de los rinocerontes del mundo no viven tanto tiempo” dice Mutai, proteccionista y padre de cinco hijos.

Fatu, la hija de Najin, tiene 20 años y nunca ha superado su temperamento adolescente impredecible. «Es interesante y al mismo tiempo desafiante», dice Mutai mientras alimenta a la pareja de rinocerontes. «Saber que la vida de una especie depende de ti, es toda una tarea».

En la Reserva de Ol Pajeta

Los animales superan con creces a los humanos en esta frondosa reserva. Najin y Fatu son los únicos rinocerontes blancos, pero otras especies deambulan por los 360 ​​km² como cientos de cebras, jirafas, guepardos, leopardos, perros salvajes y gacelas. Seis docenas de leones los gobiernan a todos.

Los rinocerontes blancos del norte tienen bocas anchas diseñadas para alimentarse de pastos cortos. Sus cuerpos robustos pesan hasta 2.500 kilos. También son juguetones y agradables. «Nos referimos a ellas como niñas», dice Samwel Mutisya, el biólogo conservacionista jefe de Ol Pejeta. «Definitivamente las apreciamos más que a un animal ordinario que deambula por las llanuras».

La historia de la casi extinción de los rinocerontes

A principios del siglo XIX, estos pesados ​​paquidermos vagaban por África Central en números estimados en cientos. Los cazadores furtivos se sintieron atraídos por el valor de mercado negro de sus cuernos, muy valorados en Asia. Por ello no escatimaron en matar rinocerontes, cortándoles los cuernos y dejándolos desangrar hasta morir.

Sudán fue capturado como un ternero de dos años en su país homónimo y creció en el zoológico Dvůr Králové en la República Checa, donde engendró a Najin en 1989 y Fatu en 2000. Para fomentar una mayor reproducción, el trío fue reubicado junto con un segundo macho llamado Suni a Ol Pejeta Conservancy.

«Los científicos creían que había una población crítica que promovería la reproducción», dice Mutisya. «También había suficientes pastos, así como la disponibilidad de otras especies de rinocerontes que orientarían a los nuevos animales hacia la naturaleza». No funcionó. Suni, el otro rinoceronte macho, murió antes de que pudiera aparearse. Sudán se estaba volviendo viejo para intentarlo. Y las dos hembras tenían problemas médicos.

Reproducción dificultosa

Los años en el frío zoológico las dejaron con las piernas dobladas y una postura alterada permanentemente que significaba que no podían llevar un embarazo a término. Y los veterinarios descubrieron que Fatu, la hermana menor, tenía un problema con el revestimiento del útero.

La fertilización in vitro puede tener éxito donde la naturaleza no lo ha hecho. Los científicos recolectaron esperma de Sudán, un regalo de despedida antes de que lo sacrificaran. Mutisya calificó esa decisión como dolorosa, pero dice que «los espermatozoides que hemos almacenado en el laboratorio nos dan la esperanza de que algún día podamos desarrollar con éxito un embrión que rejuvenecerá una especie».

Los científicos recolectaron óvulos de Najin y Fatu en diciembre de 2019 y los llevaron a un laboratorio italiano que está supervisando el proceso. De 19 óvulos, los científicos han logrado crear tres embriones. Esperan plantarlos en el útero de un rinoceronte blanco del sur sustituto, una especie similar con una población estable.

«A menos que la ciencia avance más con la investigación de células madre, esta es la única esperanza que tenemos«, dice Mutisya.

«Son tan importantes ahora después de la recolección de los huevos como lo eran antes», dice. «El objetivo es tener al menos 20 animales en 20 años, que luego puedan mantener el crecimiento, por supuesto, con la intervención humana».

Describe un régimen elaborado y meticulosamente observado que garantiza que Fatu y Najin estén sanas y salvas. Esto incluye controles cada hora para detectar cambios de comportamiento, apariencia física y nutrición. Los datos se comparten en tiempo real con una comunidad de investigadores y conservacionistas de rinocerontes en todo el mundo.

Protección 24/7

Con guardias armados con rifles que hacen que los cazadores furtivos mantengan la distancia, no les preocupa que esta especie tenga un final sangriento. Es la naturaleza (el reloj biológico de Najin) lo que los pone nerviosos. Saben que es probable que sus ovarios estén a unos pocos años de secarse. Pero Fatu está en su mejor momento, lista para suministrar la mitad de los ingredientes para más embriones de rinoceronte blanco del norte.

Emilio Gichuki, el comandante de policía que supervisa el destacamento de seguridad de los rinocerontes, dice que vigilar a Najin y Fatu es un desafío, pero el último «incidente de caza furtiva activa» en Ol Pejeta fue hace tres años. Desde entonces, las cámaras y los rastreadores GPS ayudan a su equipo a hacer su trabajo. «Hacemos todo lo posible para asegurarnos de que las vidas de estos dos rinocerontes estén protegidas», dijo Gichuki.

1 Comentario

  • Si el hombre, hoy en día, no toma conciencia, de que sus actos, avaricias inmesurable, están dañando y extinguiendo La Naturaleza, Flora, Fauna, . Basta un segundo, para que la inconsciencia e inteligencia del hombre aniquile lo que ha tardado años y siglos por sobrevivir. Pido más conciencia y respeto por Naturaleza en todo su esplendor que nos suministra el aire, el agua, la frutas y alimentos y nos deleita con la inmensa variedad de especies que hay y debemos cuidar en un conjunto global, sin odio, ni enfrentamiento. La Naturaleza es vida.

Deja un comentario