Mundo Animal

Isla Moyenne Parque nacional hogar de aves y tortugas

Con la siembra de árboles crearon un hogar para unas 2000 especies de aves y centenares de tortugas

Por 10 mil dólares Brendon Grimshaw, inglés de nacimiento, compró una pequeña isla deshabitada en las Seychelles ubicada en África Oriental y se mudó.

Cuando Brendon estaba por cumplir sus cuarenta años, renunció a su trabajo como editor de un periódico y se residenció en la isla para siempre.

Era un lugar olvidado, detenido en el tiempo, deshabitado, inhóspito, por lo cual muchos aseguran, que ningún otro ser humano había visitado la isla por lo menos durante los últimos 50 años.

En aquel momento, Brendon junto a su compañero René Lafortune, emprendieron un largo camino para construir un hogar, con las condiciones y comodidades necesarias, para hacer de su estadía, mucho más cómoda.

René, si mantuvo relación con la civilización, iba y volvía a la isla con frecuencia, sin embargo, Brendon vivió en ella desde el principio y nunca se fue.

Una foto desde un extremo de la isla

Ambos, durante aproximadamente 39 años, sembraron unos 16 mil árboles con sus propias manos y construyeron casi 5 kilómetros de senderos.

En 2007, René Lafortune murió, tenía 81 años y Brandon se quedó solo en la isla.

El trabajo que llevaron a cabo durante esos 39 años rindió frutos. Lograron que la isla se conviertiera en un hermoso paraíso, atrayendo unas 2000 nuevas especies de aves, que han fortalecido el ecosistema y un centenar de tortugas gigantes, que estaban a punto de extinguirse.

Brendon con turistas en la isla Moyenne Foto

Gracias a los esfuerzos de Grimshaw, la isla una vez desierta ahora alberga dos tercios de la fauna de las Seychelles. Convirtiendo un lugar abandonado, descuidado y que se creía un total desierto, en un verdadero paraíso.

Algunos han mostrado interés en comprar el hogar de Grimshaw, incluso se especula que el principe de Arabia Saudita le ofreció a Brendon unos 50 millones de dólares por esta hermosa isla, pero se negó alegando:

No quiero que la isla se convierta en el lugar de vacaciones favorito de los ricos. Mejor que sea un parque nacional que todos puedan disfrutar».

Después de 20 años de persistencia, Grimshaw y su ayudante Lafortune consiguieron su objetivo de convertir a la isla Moyenne en un parque nacional propio, separado del parque marino Ste. Anne. ​ La isla es ahora conocida como parque nacional Isla Moyenne.

Todo un ejemplo de inspiración. Voluntad, pasión y entender que solo tenemos un planeta, no hay otro.

Deja un comentario