Gatos Mundo Animal

Gatos comunitarios: de todos y de nadie

Esos gatos que hacen vida en tu calle, en tu cuadra, estacionamiento, son comunitarios

Los gatos comunitarios se agrupan y forman colonias felinas

Los gatos del basurero, de la planta baja del edificio, esos gatos, no se dejan tocar o son miedosos, oí decir, y sí, esos gatos no se dejan tocar, son gatos comunitarios, hacen vida en el sector, son alimentados y cuidados por un grupo de vecinos, pero al final, no son de nadie, no tienen dueño.

Todos sabemos cuáles son, algunos saben cómo se llaman, otros le ponen un nombre diferente al que ya tienen, lo interesante es que son miembros de la comunidad. Cada noche, se escuchan sus maullidos y se agrupan en la entrada de la torre, del edificio, de la casa, de donde sale su cuidador.

Comprenden que hay alguien que se ocupa de ellos. En muchos casos, cuando se enferman o cuando sufren de algún maltrato, llegan a la puerta de su cuidador, a veces a modo de agradecimiento, le obsequian apetitosos insectos y hasta podrían parecer antipáticos, pero es un gesto de agradecimiento de estos felinos.

Los gatos se agrupan en colonias felinas y normalmente maullan para notificar que están listos para aparearse, a veces el sonido es aterrador y parece salido de una película de terror, pero son los gatos buscando aparearse y en medio de eso se pelean con fuertes rasguños y mordiscos que pueden resultar mortales. Para eso son los cuidadores, para sanar heridas, llevarlos al veterinario y alimentarlos. Pero se puede evitar todo eso si se controla la colonia felina con la esterilización.

Siempre hay alguien que se preocupa por ellos, puedes apoyarlo

En la planta baja del edificio donde vivo, en la parroquia La Vega, Caracas, había una gata que cada 3 meses se perdía y aparecía con cachorros. Era terrible, porque darlos en adopción, mantener a la colonia felina sana y alimentarlos no es una tarea tan simple. Por eso es bueno, aliarse con esos vecinos que también los cuidan, para aligerar un poco todo el proceso.

Recuerdo que la gatica no se dejaba tocar y cuando conseguí una trampa jaula, me levanté a las 3 de la mañana, porque ella solo salía de noche, puse la jaula en la entrada del estacionamiento y esperé. Cuando escuché el sonido de la jaula, vi que ella estaba dentro con uno de sus cachorros. Los llevé a a una jornada para esterilizarlos, los tuve 4 días en casa y después de recuperados, los dejé otra vez en la PB. Por tratarse de unos gatitos ferales, (no se dejan tocar) no tramitamos una adopción.

Durante esos días en cautiverio, los alimenté y cuidé, les dí su medicación y era un poco complicado, porque reitero, ella era una gata feral, no se dejaba tocar…y el cachorro, tampoco.

Con el pasar del tiempo vi a la gata ponerse cada día más bonita, aunque seguía desconfiada como siempre, era la diva de la colonia, que ya estaba controlada, todos los gatos castrados y ella esterilizada.

Tenemos gatos comunitarios, los conocemos, todos tienen sus nombre, Carbón, Catire, Kaká y la Tricolor, podrían haber sido más, pero todos los cachorros de ella, los fuimos dando en adopción, toda una proeza.

Entonces, es simple, los animales comunitarios, son esos animales que viven en tu comunidad, esos que todos saben que están allí, que hacen vida en tu cuadra, estacionamiento etc y que con el esfuerzo de un grupo, que tal vez no conoces, pero que sabes que existe, ellos son alimentados, vacunados, esterilizados y que además si quieres, puedes ayudar.

En muchos casos, hay vecinos que detestan a los animales o simplemente les tienen fobia, lamentablemente, existen este tipo de personas, que no los quieren, pero, la buena noticia es que todos tenemos derecho a la vida, el exterminio y el maltrato están penados por las leyes de nuestro país y por las ordenanzas municipales. Así que aprovechando esa buena noticia, lo mejor, es crear un hábito a estos animales comunitarios; alimentándolos siempre a la misma hora y en el mismo lugar, esto evitará que se agrupen en lugares no deseados, y se ensucien áreas poco apropiadas. Lo ideal es que escojas siempre, ser parte de la solución y no parte del problema.

Deja un comentario