migracion Mundo Animal Tu mascota

Everest: la cumbre de alegría en casa

Un perrito rescatado fue el mejor compañero de Carmen y su hija en tiempos de pandemia

Todos conocemos a alguien que constantemente está buscando hogar para un animal que lo necesite. Así llegó Everest a manos de Carmen, siendo aún un cachorro, un alma noble lo rescató de la calle y atinó en llevarlo a su casa.

Al verlo, Carmen y su hija sintieron amor a primera vista por el tierno cachorrito. La pandemia por el covid-19 estaba iniciando y, a pesar que algunos artículos malintencionados aseguraban que los perros podían transmitir el virus a los humanos, ellas decidieron adoptarlo como un miembro más de su familia.

Carmen presintió que era el momento perfecto para que su hija adolescente tuviera un hermano de otra especie, la niña estaba encantada, sabía que siempre estaría acompañada. También era la oportunidad ideal para ayudar a un ser necesitado, Everest estaba infestado por parásitos, tanto internos como externos, requería de atención médica veterinaria y sobre todo de mucho cuidado y amor. En poco tiempo el cachorro estaba sano y feliz en su hogar.

Al transcurrir varios días, a Carmen le tocó luchar una de las batallas a la que constantemente se ven expuestos los proteccionistas de animales: los vecinos intolerantes y antropocéntricos que piensan que en el espacio invadido por los humanos no pueden coexistir otras especies. Las diligencias estuvieron a cargo de la jefatura civil, todo se resolvió de la mejor manera; alguien que pretenda manchar un acto de amor saldrá como cita el dicho: «con las tablas en la cabeza».

Carmen no logró salvarse del contagio y padeció los síntomas del virus. Everest fue su compañero permanente, el enfermero que nunca se despegó de su lado, quien le suministró las dosis de endorfinas que necesitaba para sanar gracias a sus lengüetazos.

Everest llegó en el momento justo, la emoción que demuestra cuando ve a su mamá y hermana humanas representa la cumbre de alegría en casa, sin duda un nombre muy bien escogido.

Historia cortesía de Prensa Misión Nevado.

Deja un comentario