migracion Mundo Animal Perros

Entrenan a los perros para incentivar la cultura canina en Venezuela

La corporación Perros Extremos busca forjar familias con perros más felices

Desde hace más de 24 años Donato Spinelli, fundador y propietario de la Corporación Perros Extremos, se dedica al entrenamiento de esa especie animal para fomentar la cultura canina en los venezolanos, teniendo como bandera el liderazgo de la familia sobre la manada para tener perros y amos felices.

Spinelli desde pequeño sintió amor por los animales y, especialmente, por los perros. En su casa siempre tuvo la compañía de uno, soñando en algún momento poder entrenarlo como al perro de la serie Lassie.

A los 22 años de edad llegó a su vida un golden retriever  o también conocido como cobrador dorado, al que cariñosamente llamó Nahuel y con él pudo hacer realidad su sueño de ser entrenador.

“Nahuel fue la punta de lanza del proyecto Perros Extremos. Fue mi mejor amigo, y me enseñó todo lo que comenzó esta historia”, rememoró.

Sus primeros avances como entrenador canino vinieron de conocimientos adquiridos a través de los libros, poniendo en práctica todo de manera inmediata y comprobando que era fácil comunicarse con su perro y enseñarle a sentarse, agacharse y más.

En esos primeros años, el emprendedor venezolano usó a favor los viajes que emprendía con el orfeón de la Universidad Central de Venezuela para adquirir conocimientos en cursos, libros nuevos, colegios para perros, foros y todo lo que permitiese aprender más, con el fin de traer cada conocimiento a Venezuela.

“Hice cursos para nutrirme de esa cultura canina que tenían los países de Europa y me ayudó a saber la forma correcta de entrenar a un perro”, aseveró.

Su mejor amigo, Nahuel, fue el que aprendió todo lo novedoso que Donato traía, al punto que ejerció como perro con asistencia para personas con discapacidad motora, siendo capaz de recoger un lápiz en el piso, llevar un teléfono inalámbrico, quitar medias sin morder, prender la luz, botar la basura y más.

Emprendimiento

Nahuel fue la punta de lanza del proyecto Perros Extremos. Es mi mejor amigo, y me enseñó todo lo que comenzó esta historia, refiere Spinelli

Spinelli es técnico dental, profesión que ejerció por más de 20 años, hasta el momento en que decidió dedicarse de lleno al entrenamiento canino.

Un día iba caminando junto a Nahuel por la calle y éste llevaba una encomienda en su hocico por lo que alguien le preguntó que quién le entrenaba a su perro, al responder que era él mismo, la persona contrató sus servicios y luego lo recomendó, dando inicio así a su nueva carrera con 24 años.

“Mi inspiración para ser entrenador fue Nahuel y para perros extremos fue Diogo, un border collie que adquirí en Caracas. Lo busqué luego de que Nahuel se puso mayor, esa raza era extraña en el país. Lo escogí, dije que iba a ser famoso en Venezuela y fuera de ella y así fue”, explicó.

En los primeros entrenamientos, las tapas de potes de mantequilla fueron el frisbee perfecto para dar los primeros pasos en actividades extremas para Diogo, que era estimulado para elevar sus capacidades hasta lograr escalar paredes de un metro y medio, un árbol de más de cuatro metros de altura, o alcanzar un frisbee a dos metros de altura. “Me dije esto es extremo y de ahí viene el nombre porque eran ejercicios extremos”, afirmó.

Al darse a conocer en shows en centros comerciales, fiestas de cumpleaños y otras actividades, Perros Extremos fue alcanzando fama al punto que Diogo fue llamado a un casting, donde quedó para ser el primer perro con carácter protagónico en la película venezolana El Regreso.

De igual forma, se abrieron las puertas y ha participado en videos musicales. comerciales, y su pareja Penny, una hermosa mestiza color blanco con crema, ha asistido a video clips, comerciales y ambos en shows en el país junto a Kronos, otro border collie. El repertorio para los caninos pasa por videos del músico colombiano Sebastián Yatra, Cali El Dandee, Guaco, comerciales para marcas nacionales e internacionales, perfumes y más.

En aras de adaptarse a los cambios y continuar su emprendimiento, Spinelli comenzó a diversificar su trabajo entre shows, grabaciones, entrenamientos y la ampliación de servicios con limpieza dental para perros, sin anestesia. Actualmente participa en expo ferias, expo mascotas y fiestas.

“Un perro extremo es el que puede hacer cosas que a otros se les dificulta como tener equilibrio en cuerda o tubo, levantarse en dos patas delanteras, saltar y escalar muro de tres metros de altura, subir un árbol o hacer saltos impresionantes”, resaltó.

Educar a la familia

Donato Spinelli, fundador y propietario de la Corporación Perros Extremos,

Para Spinelli es sumamente importante que la familia de un perro sea instruida en cultura canina, para enseñarles a comunicarse con el perro, por eso lo primero que recomienda es que el grupo familiar conozca la raza, costumbres y se sepa comunicar para que haya un equilibrio y el perro lo reconozca.

Agregó que después de educar a la familia se procede a entrenar al perro porque un canino educado considera que es necesario para tener una familia feliz. “Cuando un perro pelea, la gente suele gritarle, pero eso le altera más. En cambio, con una buena cultura canina se podrán resolver las situaciones”, agregó.

Refirió que, si un amo o dueño tiene un buen liderazgo, con la cultura canina tendrá el poder y el perro hará solo lo que la familia quiera porque un perro toma decisiones cuando no hay liderazgo en casa. “Si muerde a alguien es porque no hay un liderazgo”, advirtió.

Proyecciones

Entre los proyectos cercanos que Perros Extremos contempla en su agenda, están algunas actividades recreativas, fiestas de cumpleaños, viajes próximos a ciudades como Maracaibo y Valencia. Además, actividades con el fútbol porque tienen una perrita arquera que se llama Kapüy, otra border collie que se cataloga como la mejor del mundo, ya que les ha parado penaltis a personalidades en Venezuela.

También se proyectan en un año en tener una de las mejores sedes de Caracas donde ofrecerán todos los servicios desde cuidados y entrenamientos.

“Si yo fuera un perro sería un gran danés, por su ímpetu, por ganar, por gustarle los retos. También sería un border collie, un perro inteligente que va hacia su objetivo, lo caza. Ese sería yo, un buen perro que cuida a su manada y protege a los suyos y le interesa a los demás para ayudar”, imaginó Spirelli, quien da a conocer su trabajo en su Instagram y Tiktok @perrosextremos, y en Facebook como Perros Extremos.

Deja un comentario