Mundo Animal Tu mascota

El triste descuido de perder a mi perrito Lucas

Frenar a tiempo puede salvar una vida, lastima que ese no fue el destino de este cachorro

Una amiga me llama y me pregunta si aun quiero un perrito de raza poodle y yo le digo que sí, me vuelve a llamar a los 5 minutos y me dice, baja no tengo uno, tengo 2.

Así comenzó nuestra historia. Mi perrita se llama Lulú, ella llegó con otro perrito a mi casa, yo sería el hogar temporal mientras se recuperaban, sin embargo, yo quería quedarme con el macho, Lucas.

Yo los recibí emocionada, los vi súper flacos y con el pelo hecho un desastre, así que los llevé a la peluquería y pues un saquito de huesos cada uno.

Recien llegados de la peluquería

Ellos fueron encontrados juntos, me cuenta mi amiga que es rescatista y que sabía que yo quería tener un poodle, no importaba la edad.

Entonces en casa tenía a Lucas y a Lulú, se querían mucho, se ve que siempre estaban juntos y prefiero pensar siempre, que no los abandonaron, si no que se perdieron.

Nunca me atacaron ni fueron perros mordelones, ellos entendían que yo los cuidaba y me respetaban, además me llenaban de mucho amor.

Un día de parque, Lucas se me escapó y como pude agarré a Lulú, grité y corrí detrás, pero fue inútil, un carro lo atropelló. Lucas corría dentro del parque y alguien dejó la puerta del parque abierta, vio pasar a un gato y corrió sin control.

Lloré demasiado y aun me culpo, pero toca seguir y sobre todo al ver como Lulú se deprimió, me enfoqué en darle más paseos y tiempo de calidad, creo que juntas superamos la partida de Lucas.

Hoy en día cuando voy a un parque de perros, si la suelto, voy a la puerta y me aseguro que cierre bien, procuro recordar a todo aquel que entre, que debe cerrar la puerta y parezco la guardiana de la puerta.

No le deseo a nadie, lo que viví al perder a Lucas de la forma más tonta.

Muchos me dicen que suelte a Lulú, que esa raza sigue a su dueño, pero de verdad prefiero que corra en casa o en el parque de mascotas, pero jamás en la calle.

Ellos tienen la inocencia de un niño, por favor, a los conductores, déjenlos cruzar, motos, carros, da lo mismo, el daño que ocasionan puede resultar en mucho sufrimiento.

Sean prudentes en calles y avenidas, no conduzcan como si fuera una autopista, aquel día fue Lucas, pero si hubiese sido un niño…

Deja un comentario