Tu mascota

El perrito Mimu iba a ser abandonado

Todos los perritos merecen un hogar, merecen respeto y amor

Esta es la historia, de cómo mi perro iba a ser abandonado cerca de Misión Nevado Nuevo Circo, pero yo quise que Mimu Antonio Ramón llevara mi apellido: Fonseca.

Estaba con mi primo, lo acompañaba porque a su perro no lo mejoraba nada, y vaya que lo había llevado a muchos veterinarios. Me pidió que lo acompañara a Misión Nevado y nos fuimos en la mañana a la sede del Nuevo Circo.

Entre tantas personas que nos encontrábamos en cola de espera de la consulta, me llamó la atención que estaba una chica muy angustiada, hablaba con las personas de la cola y todos movían la cabeza de manera negativa.

Observo a lo lejos que la chica decide retirarse y no sigue acercándose a las personas, yo me preguntaba ¿qué tendría el perrito? ¿será que no consiguió número? ¿será una emergencia?

No aguanté y le pregunté a la secretaria, a lo que me contestó: No, no, lo que pasa es que “lo está regalando”. Yo reaccioné y enseguida le dije a mi primo que corriera y le pidiera el perro, porque otro comentario fue:

Cuando pasa eso y los quieren dejar, algunas personas inescrupulosas, lo que hacen es que los abandonan en cualquier basurero»

No aguanté, le dije a mi primo que por favor se lo pidiera que yo lo quería y desde ese momento comenzó la historia de Mimu  Antonio Ramón Fonseca, en la familia, porque ahora, es un Fonseca.

Lo tuve entre mis brazos y no entendí cómo es que no lo querían. Por favor, ¿ basurero? No entiendo cómo las personas tiran a los animales como si fueran basura. Mimu es mi consentido, es un tesoro, es como un niño.

Pareciera que para un grupo de personas, los animales no sienten y es que no ven que se entristecen, se alegran, son traviesos, te demuestran que algo les gusta o no. Merecen respeto, cuidados, educación, que por cierto educarlos no requiere que les peguen… porque eso también lo he visto mucho desde que Mimu forma parte de mi vida.

Volviendo a ese día. Cuando nos tocó el turno, aproveché y le dije al doctor que lo revisara, que ese perrito me lo habían regalado en la cola de espera tan solo hace unas horas, lo revisó y  me  confirmó que es macho, dijo que estaba muy chiquito que aún no tenía los tres meses, y que no se podía colocar las vacunas  , solo se podía  desparasitar,  era un bebé.

Que rápido pasa el tiempo, ya tiene conmigo tres años desde ese día.

Es muy consentido y muy cariñoso, es mi sombra. No puedo jugar el escondite con él, porque me hallaría enseguida, donde estoy, está él.

Esos ojos claros que me miran

No se acuesta hasta que  yo lo haga y cuando me ve en mi cama, busca la suya y se acuesta. Tanta gente que quiere un poodle y a este lo querían botar…pues MIMU es un mestizo de poodle, es un perro mediano, es de ojos claros, es el rubio de la casa.

No se monta en los muebles,  sabe donde puede y donde no, la educación ha sido clave en todo esto.

Lo amo  mucho y lo volvería a escoger.

Deja un comentario