migracion Mundo Animal Perros

El olfato de nuestros perros es un mundo de posibilidades

Cada uno de los orificios nasales trabajan por separado, detectando olores de manera independiente

¿Sabías que gracias a su anatomía y fisiología, los perros nunca dejan de detectar los olores del entorno?

La nariz de un perro siempre está funcionando, ya sea olfateando algo dentro de la casa, rastreando algún aroma en el parque, a veces puede ser que esté oliendo algo delicioso en la cocina, o inclusive, puede estar detectando un aroma nuevo en el aire.

De hecho, para maximizar su capacidad olfativa, aumentan la velocidad del patrón respiratorio inhalando y exhalando muy rápido, lo cual es conocido como «olfateo» o «venteo».

La capacidad olfativa de los perros es extraordinaria y muy superior a la de los seres humanos, ya que poseen unos 250 millones de receptores olfativos frente a los cinco millones del ser humano.

Ahora que ya conoces el origen de su excelente olfato, continúa leyendo para que descubras algunas curiosidades más:

*No se habitúan a los olores, ya que jamás dejan de percibir los olores que les rodean, aunque lleven mucho tiempo expuestos a ellos.

*Son capaces de detectar la concentración de moléculas odoríferas en el ambiente. Gracias a este talento, pueden seguir fácilmente rastros de personas o de otros animales.

*La raza, la morfología del cráneo y la genética, influyen en el desarrollo del sentido del olfato. Así, los canes braquicéfalos (hocico chato) y los dolicocéfalos (hocico muy largo), tienen este sentido ligeramente menos desarrollado que otros canes.

*Cada uno de los orificios nasales o narinas trabaja por separado, pudiendo detectar olores de manera independiente para localizar su procedencia y enviar señales distintas al cerebro.

*Las líneas y patrones que conforman el tejido cutáneo de la nariz de un perro son únicas en cada individuo y no hay dos iguales, tal cual como las huellas dactilares de los humanos.

Eso es sorprendente, ¿Te imaginas todo lo que olerías si tuvieras la nariz de un perro?

Cómo ya lo vimos, además de ser asombroso, el sentido del olfato de los perros es sumamente sensible, esto hace que debamos cuidar su nariz lo más que se pueda, ya que este órgano (la nariz) y su sentido del olfato, son parte vital en su vida.

Otro dato interesante a considerar, es que, este sentido también influye en la percepción del sabor, así como el sentido del gusto que tiene el perro. Por ello debemos cuidar los aromas a los que exponemos a un perro, lo que incluye cuidar los aromas de su comida, y para hacerlo, debes buscar alimentos que además de cumplir con los requerimientos nutricionales necesarios.

Deja un comentario