Gatos Mundo Animal

Dos gatos se convirtieron en ‘inspectores’ de una empresa de taxis

Mejorar el ambiente laboral y mantener las oficinas libres de plagas son parte de sus funciones

Una compañía de taxis sorprendió al anunciar la contratación de dos nuevos trabajadores muy particulares: Guardián y Centinella, dos gatos que fueron rescatados de las calles.

Los pequeños felinos tenían una cita especial con los trabajadores y conductores en la sede de la compañía de Taxis Libres en la ciudad de Bogotá (Colombia).

Con menos de un año, estos gatos fueron nombrados como ‘inspectores’ y demostraron estar preparados para el cargo: están siempre con los ojos atentos y las orejas en alerta ante cualquier requerimiento.

La directora de comunicaciones de Taxis Libres, Ana Luna Carreño, le explicó

que desde hacía un tiempo venían buscando a unos felinos para este importante cargo pero el proceso fue un poco complejo.

Los funcionarios de la compañía rápidamente se contactaron con él y lograron acoger a dos pequeños gatos de unos pocos meses de nacidos.

La pareja de mininos fueron nombrados como Guardián y Centinella y desde que llegaron a la oficina han sido toda una sensación; e incluso ha fomentado algo de desorden en las instalaciones con algunos trabajadores.

“¡Les presentamos a Guardián y Centinela, inspectores por excelencia en Taxis Libres! Su rol es el de alegrar los días de los colaboradores; así como saludar a los clientes y mantener las instalaciones libres de plagas”, indicó la compañía en las redes sociales.

De esta forma, estos novatos ‘inspectores’ llegaron a transformar el ambiente laboral de esta importante compañía de taxis y su trabajo.

Los dueños de la empresa se han sentido contentos con estos inusuales empleados; por lo que han decidido abrir otras cuatro vacantes gatunas para desempeñar la labor de inspectores de área.

Finalmente, la curiosa se hizo viral y la compañía recibió mensajes de felicitaciones por haber contratado a estos gatos rescatados de las calles; en donde miles de animales viven en condiciones deplorables de abandono.

Deja un comentario