Mundo Animal

Desmontando los mitos creados en torno a la Esterilización

Esterilizar es la mejor práctica para controlar la reproducción indiscriminada de animales

Los prejuicios en torno a la esterilización aún son muy notables en la sociedad. Más aún para aquella que creció con la idea de que esterilizar dejaba secuelas perjudiciales para el carácter o salud del animal. En ese sentido se crearon un montón de mitos y leyendas en torno a la práctica de esterilizar a nuestros animales de compañía.

Desde que el gato engorda hasta que la perra necesita tener aunque sea un parto para que no le de cáncer de útero o de mama, son parte de los pretextos utilizados para aquel que quiere evadir la responsabilidad que supone esterilizar a su animal.

Por ello, en Nevado en Radio, especialistas se dispusieron a desmontar alguno de estas posturas, que muchas veces lo que hacen es retrasar el camino hacia una sociedad con más consciencia y  menos perros  y gatos en situación de calle. “Está comprobado que el método más efectivo para frenar la reproducción indiscriminada de animales es la Esterilización”, sostuvo en el programa de radio,  Maigualida Vargas, presidenta de Misión Nevado.

La presidente de Misión Nevado refiere que de las cientos de solicitudes que recibe a diario un 90% son para solicitar esterilizaciones masivas en las comunidades

Para Roger Pacheco, director de Animal Naturls la cultura ha ido cambiando para bien, por eso es normal, sobre todo en las ciudades, ver personas que ya esterilizan a sus peludos sin ningún complejo. Sin embargo considera que aún queda una mínima población que por desinformación, por intereses particulares o simplemente por dar continuidad a esos mitos, no tiene ninguna intención de esterilizar a sus mascotas y son los responsables de mucho de los perritos y gaticos que mueren atropellados o maltratados en las calles.

“Recuerdo que en los años 80, 90. Esterilizar a los animales era muy mal visto para las autoridades y para la población en general. Hasta un debate se armó en Caracas, cuando movimientos animalistas propusieron este método para acabar con los perritos de la calle. Muchos preferían la matanza masiva que la esterilización”, explica Pacheco.  

La buena noticia es que esta realidad ha cambiado bastante, tanto es así que la presidenta de Misión Nevado, Maigualida Vargas refiere que de las cientos de solicitudes que recibe a diario un 90% son para solicitar esterilizaciones masivas en las comunidades. “Pese a este escenario positivo, aún también notamos que la gente incluso en el momento de llevar a su animal de compañía a esterilizar, tiene una cantidad de mitos; como por ejemplo que a los perros o gatos machos se les disminuye su hombría al ser esterilizados”, indica.

Por supuesto esta idea errónea y machista además, es responsable de que se esterilice a más animales hembras que a machos, dejando a estos últimos a su libre reproducción. Por lo que corren el riesgo de extraviarse, enfermarse o perecer en peleas, accidentes de tránsito, y demás situaciones dolorosas  al seguir su instinto reproductivo.

“La misma cultura machista que tenemos hacia la vasectomía en los hombres es transportada a los animales machos. Por eso hay quienes sienten que le están haciendo algo malo a sus gatos o perros cuando los llevan a castrar”, agrega Pacheco.

Para Roger, toda esta mentalidad machista es transversal y justamente cuando se erradique en las actitudes y sociedades humanas, por consecuencia, también quedarán desmontadas en la forma como tratamos a los animales de compañía.

Los animales machos son menos esterilizados que las hembras

Ni capado, ni castrado. El término es Esterilizado

Maigualida Vargas agregó otro punto importante para la desmitificación de la esterilización y son los términos que en el diario se utilizan de manera despectiva para menospreciar este proceso. Por ello, desde el contexto educativo que ellos promueven a través de talleres y charlas en las comunidades y escuelas, la palabra “castración” está prohibida para describir el proceso quirúrgico al que se somete nuestro animal de compañía.  “El termino castrar psicológicamente nos vincula con una connotación súper negativa. De sumisión, de dominación, de daño. Así está plasmado en el imaginario colectivo“, refiere.

Lo mismo ocurre  con las personas que dicen que el animal engorda cuando es esterilizado. Es cierto que el animal está propenso a subir de peso, no obstante  el término “engordar” es un calificativo que según los estándares de belleza actuales se considera negativo. Eso también puede jugar en contra y predisponer a muchas personas para finalmente no esterilizar a su animal de compañía, agrega Vargas.

Finalmente los especialistas concluyeron que en la medida que se transformen los estigmas sociales en torno a la esterilización y bienestar animal, habrá entonces muchas oportunidades de ser un país con mayor justicia y amparo hacia los animales. “Misión Nevado y todos los movimientos animalistas realmente comprometidos, vamos a seguir insistiendo que el método comprobado y más oportuno para controlar el crecimiento de la población indiscriminada de animales en situación de calle es y seguirá siendo la Esterilización”, concluyó Vargas.

La esterilización previene los animales en situación de calle

Deja un comentario