Mundo Animal

Dan otra oportunidad a pichón de guacharaca

Sus cuidadoras tienen el objetivo de poder liberar a Gonzalito cuando pueda volar

En una noche de lluvia, Belén Hernández y su mamá Griselda se percataron que su gato metió por la ventana a un pichón. A simple vista estaba como muerto, pero al acercarse a la ventana vio que una guacharaca estaba desesperada dando alaridos y al volver la vista hacia el gato notó que el pequeño estaba pillando.

Al escucharlo, Griselda se lo quitó al gato, sin embargo, ya no podía devolverlo al nido, así que junto a su hija Belén se propuso a cuidar al pichón. Primero ubicaron una jaula para protegerlo del felino, que aunque está domesticado mantiene su instinto de cazar.

Madre e hija siempre han sentido una gran empatía por los animales y tienen su propia manada de diferentes especies. Al pichón de guacharaca se le dio un lugar, y lo bautizaron como Gonzalo.

Esa fatídica noche le cambió la vida a Gonzalo, debido a que al ser sacado de su nido, ya no pudo ser devuelto a sus padres, pero Griselda y Belén han puesto todo su empeño para darle otra oportunidad.

Luego de dos semanas ya come por su propios medios. Su dieta se basa sobre todo en frutas, en especial el mango, que es su favorita. Ha duplicado su tamaño y le han crecido gran parte de su plumaje de adulto.

A pesar de que sus padres no lo volvieron a recibir, la guacharaca hembra no deja de visitar todos los días el patio donde está ubicado Gonzalo. Al comienzo estuvo tres días muy desesperada, gritaba mucho, definido por Griselda como lamentos, pero ya ha bajado su angustia.

Sus cuidadoras tienen el objetivo de poder liberar a Gonzalito cuando pueda volar. Para ellas las aves no pueden estar encerradas, aunque entienden que este se está domesticando y que quizás esta meta no se pueda cumplir, además, unos de sus perros se ha hecho amigo del pichón.

Por ahora, el pichón goza de cuidados y protección. Cuando llegue el momento él solo decidirá si se queda en la manada o se va a recorrer los cielos.

La guacharaca bebé con su cuidadora

Deja un comentario