Gatos

¿Cómo saber la diferencia cuándo juegan los gatos y cuándo pelean?

Los felinos son territoriales y muy temperamentales, por lo que pasan rápido del amor al odio…

Los gatos son seres muy cariñosos y curiosos por excelencia, por estas características son unos de los animales más queridos.

Desde su nacimiento ellos disfrutan jugar junto con otros miembros de su manada e incluso con su madre, esto les permite desarrollar determinadas habilidades así que por ese aspecto no hay que preocuparse porque es su naturaleza.

Pero como son seres cariñosos, también son muy territoriales y temperamentales y en un abrir y cerrar de ojos pueden adoptar ciertos comportamientos agresivos.

Es más notable cuando es una persona o animal que no pertenece a su círculo íntimo cercano, aun así hay que saber leer ese comportamiento para evitar que haga daño a los demás o peor que se haga daño tu felino.

Las mayorías de los dueños no saben interpretar cuando juegan los gatos y cuando pelean, ya que pueden entender de otra manera sus conductas, como por ejemplo, que está enfermo.

Si tienes la siguiente interrogante: ¿Cómo saber la diferencia cuando juegan los gatos y cuando pelean? No te preocupes que te brindaremos las herramientas para detectar cuando tu gato está jugando y cuando está agresivo.

¿Cuáles son las señales que debemos observar?

El juego entre gatos siempre ha existido, de hecho sirve para que desarrolle ciertas habilidades como acechar, cazar y defenderse de un ataque. No hay que negar que ver jugar a dos felinos es lo más tierno que verás, pero si eres un dueño inexperto, puedes estar pensando que están peleando, cuando está pasando todo lo contrario.

Los gatos siempre suelen jugar con miembros de su misma manada, pero ¿cómo saber si pertenecen al mismo grupo? Es sencillo, se considera que pertenecen al mismo grupo cuando los gatos se acicalan mutuamente, se tocan mutuamente, se frotan entre sí, se abrazan entre sí o una combinación de estos comportamientos.

Los compañeros de camadas tienden a tener un vínculo más fuerte y exhiben todos los comportamientos antes mencionados, pero también existe la remota posibilidad de que tengas dos gatos y muestren poco afecto entre sí.

En diferentes ocasiones, los juegos entre gatos pueden pasar a ser una agresión. Cuando esto ocurre, suelen comportarse de una manera específica, agrediéndose uno a otros de manera escalada. A continuación te indicamos cuáles son esas señales para detectar si tu gato está peleando.

Lenguaje Corporal

Como se mencionó anteriormente el juego es un comportamiento normal. Sin embargo, se confunde muchas veces cuando juegan los gatos y cuando pelean. Para descartar si están jugando o peleando, observe de cerca su lenguaje corporal, si los gatos están peleando adoptan el siguiente lenguaje corporal:

  • Escuche sus silbidos o gruñidos: Cuando los gatos están jugando, no emiten mucho ruido y el ruido que suelen expresar es un simple maullido, un ronroneo. También suelen hacer un gruñido pero poco prolongado.

Ahora, si los silbidos o gruñidos son prolongados y vienen de parte y parte es muy probable que tus gatos estén peleando.

  • Verifica la posición de sus orejas: En la mayoría de las ocasiones, por no decir siempre, cuando los gatos están jugando suelen tener sus orejas en posición normal (hacia adelante o hacia arriba).

En consecuencia, si tu observas que las orejas hacia atrás o de modo horizontal pero señalando hacia atrás, esto es una señal de que tu gato esté peleando.

  • Mire sus patitas: Por lo general, cuando un gato está jugando, tiene sus garras retraídas en la mayor parte del tiempo, es decir, no las usa para lastimar a otros gatos de la manada.

Por otro lado, si observas que tu gato tiene las garras expuestas con la finalidad de lastimar, entonces es muy probable que tus gatos estén peleando.

  • Posición de su cuerpo: Cuando están jugando, los gatos tienen su cuerpo posicionado hacia adelante. Si el gato se inclina hacia atrás, se ve tenso y está en modo de alerta, es posible que esté peleando.
  • Examina su cabello: Los gatos cuando posicionan su cuerpo hacia atrás, suelen erizar su pelo, esto con la finalidad de verse más grande e intimidar a su rival. Así que si ves los pelos de tus gatos “hinchados” es porque están peleando.

Cuando los gatos están jugando no muestran este comportamiento.

¿Por qué tus gatos pelean?

Los gatos son muy territoriales y pueden ser varias las razones por la cual pelean, que serán enlistadas a continuación:

  • Peleas de territorios: Desde la pelea por el arenero, hasta la inclusión de un nuevo gato de manera repentina, pueden despertar en el gato su instinto agresivo.

Si incluyes un nuevo gato a tu hogar, trata de que sus objetos, tanto el arenero como su tasa para comer estén alejados del resto de los gatos hasta que se integre a la camada.

  • Pelea por una hembra: Esta es inevitable y se da para ver quien tiene el derecho de aparearse con la hembra.

¿Cómo interrumpir una pelea?

Los dueños inexpertos suelen intervenir en las peleas de los gatos, esto es delicado, ya que pueden herirte o incluso tu puedes herirlos accidentalmente. Pero existen otras técnicas que pondrán fin a esa situación tensa entre tus gatos, estas técnicas son las siguientes:

  • Hacer un ruido fuerte: Cuando observamos dos gatos que están a punto de iniciar una pelea, la mejor forma de detenerlos es haciendo ruidos fuertes como aplaudir fuerte, gritar, golpear una olla o soplar un silbato. Esto sirve para distraer a los gatos y poner fin a la posible pelea.
  • Crear una barrera entre ambos gatos: Usar una almohada o un pedazo de cartón para bloquear la vista de los gatos, esto permite relajarse y bajar las tensiones entre los gatos.
  • Premiar el buen comportamiento: Otorgarles recompensas cuando se están comportando adecuadamente, ayuda a reforzar la paz entre gatos. Un bocadillo puede evitar una guerra inminente entre gatos.

Si este comportamiento persiste a pesar de las técnicas, se recomienda que visites a un especialista en psicología animal.

Deja un comentario