Mundo Animal

¿Cómo introducir una nueva mascota a la que tienes en casa?

La primera impresión cuenta al momento de recibir al nuevo miembro de la manada

Si eres de esas personas amantes de los animales y deseas integrar otro miembro a tu familia, ya sea un perro o un gato, probablemente te surgen muchas interrogantes de cómo hacerlo para evitar un conflicto, con la finalidad de garantizar que la convivencia sea apropiada.

En este sentido, se dice que “la primera impresión es importante” y vaya que lo es. Presentar a una nueva mascota en tu núcleo familiar correctamente, es crucial para iniciar una construcción sólida y positiva de las relaciones.

Si no tienes idea de cómo hacerlo, no te preocupes, que enseguida te indicamos una serie de consejos para introducir una nueva mascota de manera adecuada.

Estudia su personalidad antes de adquirirla

Antes de elegir una mascota, debes considerar tu personalidad, es decir, debes de entenderte a ti mismo en la medida de que esta nueva mascota sea acorde con tu estilo de vida, gustos y preferencias.

Tu elección es una decisión vital, ya que va a ser parte de tu compañía del día a día. Si la elección es incorrecta esto causará problemas, tanto para ti como para tu mascota actual, ya que esta tiene la capacidad de sentir tus emociones y puede tornar una actitud hostil con la nueva mascota.

Asegurate que tenga sus propios accesorios

Antes de introducir una nueva mascota a tu casa, debes asegurarle los accesorios básicos para brindarle la mejor comodidad y que tampoco haya un conflicto de pertenencias con tu otra mascota. Los accesorios básicos que no pueden faltar son los siguientes:

  • Cama: Un accesorio esencial que no debe faltar. Este tiene la función de brindar comodidad en esas largas horas de descanso, estas por fortuna las puedes encontrar en el mercado de diferentes formas y tamaños y se adaptan al tamaño de tu nueva mascota.
  • Comederos y bebederos: Todas las mascotas necesitan un recipiente no solamente para comer sino también para hidratarse. Los más empleados son los de acero inoxidable o plástico, que facilitan su limpieza. Recuerda adquirir uno que se adapte al tamaño de tu mascota.
  • Juguetes: Las mascotas suelen ser celosas con sus posesiones, para evitar una discusión acalorada por un juguete, adquiere al menos un juguete para tu nueva mascota. Darle un juguete reforzará el vínculo de armonía en el hogar.

Presentarla cuando tengas tiempo

Este consejo va enfocado a las personas que viven solas. Cuando vas a introducir una nueva mascota se recomienda dedicarun tiempo suficiente (los fines de semana suelen ser perfectos) para que se integre a su nuevo espacio y logran una cohesión certera tanto contigo como con tu otra mascota.

Del mismo modo, tener el tiempo suficiente es importante en el caso de que se presente algún conflicto entre las mascotas, además podrás estudiar con detenimiento cómo se comportan ambos al conocerse. También, puedes presentarle las distintas áreas de tu hogar con tranquilidad a la nueva mascota.

Elegir lugares separados para ambas mascotas

Adquirir otra mascota es un aspecto positivo, especialmente si pasas muchas horas fuera de casa; ya que de esta forma, aunque no estés, ellos se darán compañía mutuamente. No obstante, los animales suelen ser muy territoriales y más si incorporas otro animal.

En consecuencia, deberás colocarles sus tazas de comida y agua junto con su área de descanso a una distancia prudente, ya que esto puede provocar peleas por el territorio, dichas disputas podrían terminar de mala manera si no estás en casa para intervenir.

Se recomienda asignarles áreas propias y separadas hasta que se observe un comportamiento dócil entre ambos.

Presentarlos de manera gradual

En este sentido, trata de introducirlo de manera lenta, tomando una distancia considerable entre ambos.

Asimismo, recuerda que tus animales se reconocen por el aroma que desprenden, así que es recomendable cambiar de áreas a ambas mascotas para que se acostumbren primero a su aroma, también puedes cambiar la manta o almohada que emplean para dormir.

Luego, se procede a realizar interacción visual entre ambos, si observas tensión entre ambos a pesar de la distancia, ubícalos en lugares separados. Lo ideal es realizar esta actividad hasta que ambas mascotas bajen la tensión.

Después de todo esto, puedes dejar que tengan contacto físico por intervalos de tiempo corto y debes supervisar por supuesto. Aun así, lo mejor es mantener una distancia como de 3 metros en todo momento.

Para el primer contacto físico, se recomienda realizarlo fuera de la casa, en un espacio que sea abierto y que no se sienta presionado. Por ejemplo, si son perros, ambas mascotas las puedes llevar a pasear, la emoción que les causará salir a pasear bajará la guardia de tus perros y los hará más sociables.

Premiar el comportamiento

Esta recomendación aplica cuando tienes un perro y quieres introducir una nueva mascota a tu casa. Cuando se realicen los primeros acercamientos y notes que tu perro está calmado y con mucha curiosidad en conocerlo, debes inmediatamente reforzar ese comportamiento.

Para esto, el refuerzo suele otorgarse de dos maneras, la primera con unas caricias y la segunda es proporcionar un bocadillo.

En este sentido, al emplear el refuerzo de comportamiento le darás a entender al perro que la nueva mascota no es una amenaza para él. Por lo general, esto suele tomar tiempo y se debe ser paciente si se quiere observar resultados positivos.

Recordatorio

Los animales, en especial los perros y los gatos, son muy susceptibles a cambios bruscos. El cambio, por mínimo que sea, puede causar un desequilibrio en su comportamiento diario.

Por ende, los cambios bruscos pueden causar aumento en sus niveles de estrés, así que se recomienda realizar estos consejos con mucha cautela. Se ha demostrado que el estrés en diversas mascotas no solo afecta a su comportamiento, también en sus necesidades fisiológicas.

De esta forma, trata de dar a cada mascota su tiempo y espacio. Es indispensable este tiempo, ya que va a depender del tipo de personalidad que tenga la mascota.

Generalmente, algunas mascotas son muy tímidas y otras son extremadamente extrovertidas, pero ambas personalidades pueden lograr una convivencia amistosa.

Si observas que algunas de las mascotas gruñen, se ponen tensas o sencillamente inician una pelea, no se recomienda reprender o castigar al animal. Estos comportamientos antes mencionados son normales y el castigo puede causar un efecto adverso.

Por último, el hecho de introducir una nueva mascota no tiene por qué afectar la rutina de tus mascotas actuales durante el periodo de integración.

Deja un comentario