Gatos Mundo Animal

¿Cómo incorporar un nuevo gato a la manada?

Aquí te decimos cómo adoptar otro gatito sin que la manada lo rechace

No es fácil incorporar un nuevo gato a la manada, sobre todo si ya tienes uno en casa. Y es que por naturaleza, los gatos son territoriales y muy dominantes. Son animales celosos de su espacio y suelen tener fuertes disputas con aquellos que quieran robarle espacio en su territorio.

En la mayoría de los hogares, los gatos que conviven con las personas, son mascotas muy dóciles, juguetonas y cariñosas que acostumbran compartir su espacio con perros y otros animales. Pero ¿Se mantendrá la misma paz una vez que integres un nuevo gato a tu hogar?

Este nuevo gato será recibido como un intruso, como ese que robará gran parte de la atención, cuidados y alimentos a los que el gato anterior estaba ya acostumbrado y eso podría enfadarlo mucho.

Nuevo gato en casa ¿Qué debo hacer?

Sucede que te has enamorado de un nuevo mínimo y no sabes que debes hacer para que este sea bien recibido por los otros.

Tus gatos saben cuánto los quieres, sin embargo, no verán a este nuevo visitante como un amigo. Por el contrario, podrían recibirlo con ataques que pondrían en riesgo, tanto la seguridad del nuevo gato, como la confianza de los que ya estaban en casa.

Lo primero que debes hacer antes de llevar a un nuevo felino a casa, y lograr que estos se lleven bien, es acudir a un veterinario.

Haz que un experto lo revise y te asegure que la nueva mascota se encuentra en perfecto estado físico y emocional. De esta forma te sentirás más tranquilo de introducirlo en tu casa.

Los gatos son portadores de muchas enfermedades que logran adquirir debido a la mala alimentación, al permanecer mucho tiempo en la calle sin atención de personas o por el simple hecho de no recibir las vacunas que necesitan. Por esta razón, llegado el momento, hazlo ver por un veterinario y este primer paso será de gran ayuda.

Aspectos a tomar en cuenta al presentar un nuevo gato en casa

Si eres amante de los gatos y piensas llevar a casa uno nuevo, hay ciertas cosas que debes saber antes de hacerlo.

Por lo general, los gatos que se crían juntos desde pequeños no suelen pelear entre ellos, más que por tonterías o juegos. Sin embargo, no sucede lo mismo cuando se trata de incorporar a un nuevo miembro que jamás han visto.

Por esta razón echa un vistazo a estas recomendaciones y tómate tu tiempo para estudiarlas.

Territorio de un gato

El área donde transitan, duermen, juegan, se alimentan y hacen sus necesidades tus gatos, es su territorio. Es su lugar sagrado que no desean compartir con un extraño, principalmente dado a su rivalidad y naturaleza territorial.

Debes proporcionarle un espacio único al nuevo gato, donde no moleste a sus nuevos conocidos. Debe comer y beber agua en bandejas separadas. Dormir en un lugar retirado e inclusive no permitir que juegue con lo que juegan los anteriores gatos.

El período de adaptación de los gatos no es muy largo. Es normal que sientan al extraño como un intruso, pero luego de que el nuevo realiza lentos recorridos, entre bufidos, posibles arañazos y mordidas, la actitud negativa de estos cambiará y se convertirá en parte de la manada.

Un gato esterilizado

Cuando los gatos están esterilizados, es mucho más fácil incorporarlos a la manada, se vuelven más dóciles. La eliminación del celo, hace que estos estén de mejor humor y no sean tan agresivos al momento de recibir a un igual.

Si existen gatos de ambos sexos, uno no verá al otro como su rival y permitirá que sean presentados cara cara por breves periodos de tiempo, aunque les tomé un poco de tiempo compartir su territorio.

Los gatos esterilizados se convierten en más hogareños y permiten que los otros huelan sus juguetes, sus platos, su arena y su cama. De esta manera, a través del olfato comienzan a conocerse y terminarán siendo amigos.

Lidiar con las peleas

Si has cumplido con lo que crees que es un tiempo prudencial y has seguido reglas de respeto entre los felinos, y aun así los gatos han comenzado a reñir, lo mejor es que no intentes intervenir tratando de separarlos con tus manos.

Cuando un gato está enojado, cuando quiere defender su territorio, su alimento o su pareja, ataca sin medir las consecuencias. No sabe dónde ni a quien está agrediendo, por lo que podrías correr mucho riesgo de ser mordido o aruñado.

Háblales con firmeza, que ellos sepan quién manda, que estás ahí para que ellos se entiendan y no aceptarás peleas. En caso de que esto no funcione, rocíalos con agua en una botella atomizadora y lograrás espantarlos.

Una vez más tendrás que esperar algún tiempo para intentar nuevamente que sean amigos.

Compartir atenciones

Después de que los gatos llevan rato sabiendo que viven en la misma casa, aunque aún no comparten el lugar de alimentación o donde realizan sus necesidades, es el momento de que compartas tus afectos con ambos.

Lo mejor que puedes hacer es tomar al nuevo gato y sentarlo en tu regazo o muy cerca de ti en un mueble. Que los demás gatos sientan curiosidad de porque le prestas atención y se acerquen de a poco a olerlo. No sueltes al gato nuevo, este aún siente miedo, lo mejor es que le inspires confianza.

Por lo general, este paso es vital para que una vez terminen esas caricias, los gatos que forman la manada lo reciban con cautela, pero sin pelear con el nuevo integrante.

Las palabras suaves, las delicadas caricias y los mimos a ambos bandos forman parte de esta gran estrategia que reducirá el estrés y hará que el nuevo integrante se sienta parte de la familia.

Socialización

Si quieres que el nuevo gato forme parte de la familia felina que ya tienes en casa, es importante que el gato sepa cómo socializar, no solo el nuevo gato, también el gato o gatos que ya tengas. Es cierto que existen casos en los que a los gatos les gusta hacerse amigos de otros a primera instancia.

Aun así, es importante que un gato sepa cómo socializar antes de presentarlo a una manada, de lo contrario las riñas podrían hacerse muy frecuentes. Asegúrate de que el gato nuevo sepa cómo comportarse con otros gatos y también con otras personas.

Socializar es uno de los requisitos para que se haga más fácil la incorporación a la manada.

Deja tu comentario

Deja un comentario