Mundo Animal Perros

¿Cómo hago para que mi perro no ladre ni se abalance sobre otras personas?

Controlar la ansiedad de un perro al momento del paseo, puede ser un verdadero reto

Los perros son unas excelentes mascotas, derrochan cariño y ternura. Ellos requieren de nuestra atención y comprensión. Para que esté sano y contento, será necesario que su rutina diaria deba estar integrada por sesiones de ejercicios, ya sea cerca de la casa o en un parque.

Al sacar al perro a pasear, observamos inmediatamente la alegría en sus ojos acompañada de una agitación desenfrenada de su cola por querer explorar, jugar y divertirse.

Pero lamentablemente en muchas ocasiones, cuando se nos acerca alguien conocido o personas que solo desean acariciar al perro, inmediatamente salta encima de las personas debido a la emoción contenida, esto puede causar un momento incómodo.

También puede ocurrir, que tu perro ladre desenfrenadamente, ya sea a personas u otros perros durante el recorrido. Lo que empezó como un paseo divertido, puede terminar en situaciones embarazosas provocadas por tu canino.

Si deseas revertir este comportamiento, en los siguientes párrafos, proporcionamos una serie de consejos para evitar que tu perro ladre o se abalance a otra persona cuando paseas.

¿Por qué tu perro presenta este comportamiento?

Los perros a pesar de ser seres independientes, necesitan de nuestra ayuda para educarlos y dirigir su comportamiento con el fin de evitar estos malos ratos. De manera más sencilla, es como un niño pequeño.

El comportamiento inadecuado inicia desde su etapa de cachorro, cuando permitimos que se suban a nuestro regazo ya sea para recibir cariño o sencillamente dar algo de comer, indirectamente estás reforzando la conducta, le estás diciendo al perro que “está bien”.

Por otra parte, cuando tu perro se abalanza, lo que hace es demostrar de alguna manera el afecto que tiene a esa persona o sencillamente es su manera de conocerla.

Este tipo de comportamiento para los amantes de los perros es natural y no les incomoda en absoluto, pero, aunque parezca increíble de creer hay personas que no le agradan los perros (ya sea por temor o por desagrado) y evitan a cualquier costa tener contacto con un perro.

Si nuestro perro es un adulto recientemente adoptado, significa para él un cambio radical en su vida y por lo general, el cambio les provoca un aumento de estrés. El estrés se transforma en un comportamiento excitado que se plasma en se abalance sobre personas, salte en tus muebles y corra por todas partes e inclusos ladridos incesantes.

Hay que tratar cada problema por separado, para lograr un resultado más efectivo e inmediato.

Consejos para evitar que tu perro se abalance

A continuación, presentamos varios consejos para evitar que tu perro no se abalance y tenga un excelente comportamiento.

No regañar y reforzar el buen comportamiento

Cuando observas que tu perro está ladrando o a punto de lanzarse sobre alguien, lo primero que no debemos hacer es regañarlo. Los perros cuando realizan estas actitudes es porque lo que buscan desesperadamente es que les presten atención.

De esta manera, cuando lo regañas de manera efusiva, estás proporcionando el efecto contrario ya que tu perro lo toma como una atención (atención negativa), lo que da como resultado en vez de detener ese comportamiento, lo refuerza. Por esta razón debes evitar regañarlo.

Lo que debes hacer en esa situación debes seguir dos pasos esenciales. La primera es ignorarlo cuando salte, es decir no tener ninguna interacción con el perro (ni verbal o visual), esto debe ir acompañado de un lenguaje corporal firme (se recomienda no moverse, sin mostrar nervios), esto provocará que el perro se detenga por la falta de atención.

El paso número dos es vital para que tu perro deje esta conducta. Consiste en reforzar el comportamiento correcto de forma inmediata, ya sea con una caricia amorosa acompañada por una frase en voz tenue o un bocadillo.

Trata de seguir estos dos pasos en varias ocasiones y de manera constante, verás cómo tu perro deja de abalanzarse sobre las personas.

Llamar su atención

Cuando tu perro se abalance a la persona, la solución más fácil es tener su juguete favorito a la mano y dárselo con el fin de causar una distracción, seguidamente de manera obligatoria debemos destacar su comportamiento y premiarlo.

Educarlo

Para realizar esta actividad, se requiere de la colaboración de todos los integrantes de tu hogar. Con solo enseñarle la orden de “siéntate”, bastará para evitar que tu perro se abalance sobre las personas.

Recomendaciones para evitar que tu perro ladre

Ahora, si tu perro lo que hace es ladrar incesantemente a otras personas, provocando el temor a un posible ataque del perro (aunque los ladridos no son señales de agresión). Te daremos una serie de recomendaciones para que tu perro no ladre a las personas.

Usar un collar anti ladridos

Es una solución novedosa para evitar que tu perro no ladre a las personas mientras realizas una caminata. El collar funciona de manera digital y no proporciona ninguna descarga eléctrica a tu perro, así que hace muy seguro su empleo.

Cuando tu perro empieza a ladrar, este proporciona un sonido. Si el ladrido persiste, el collar empieza a vibrar. Es ideal para personas que no tienen tiempo para adiestrar a un perro, pero el único punto en contra es que debes realizar una inversión modesta.

Emplear la distracción

Cuando observas que tu perro ladra desenfrenadamente a cualquier desconocido en el parque, lo que debemos hacer es llamar su atención ya sea con un juguete o llamándolo por su nombre con el fin de bajar los ladridos.

Seguidamente, cuando tu perro adopte una postura tranquila, se debe reforzar ese comportamiento otorgándole una golosina o unas caricias.

Más actividad física

Realizar muchas caminatas permite a tu perro socializar más con su entorno. Esta es una de las causas más comunes por la cual tu perro ladra. Se recomienda sacarlo al menos dos veces al día, esto de seguro evitará que el perro ladre a las personas

Retirarlo rápido

Otra alternativa, es mostrar firmeza a tu perro cuando esté ladrando, dar un giro rápido y alejarlo de la causa de los ladridos. Al girar, obligas a tu perro a prestar atención y distraerlo.

Deja un comentario