Gatos Mundo Animal

¿Cómo hacer que dos gatos dejen de pelar y se lleven de maravilla? Aquí te lo decimos

Hacer que dos o más gatos se lleven bien siempre es un reto. Con estas recomendaciones podrás lograrlo

Si algo caracteriza a los gatos es que son bastante impredecibles respecto a su comportamiento y esto se evidencia sobre todo cuando llega un nuevo integrante a la manada.

Hay quienes son pacíficos y no dan más que lenguetazos de bienvenida al nuevo minino, pero también está la posibilidad de que esto se revierta y el viejo inquilino se sienta amenazado, celoso, invadido y lo demuestre con uñas y dientes en contra del recién llegado.

Esto justamente es lo que le sucedió a María Alejandra, que ahora no sabe que hacer con sus dos gatas, que ultimamente les ha dado por pelear muy seguido. «Antes eran las mejores amigas, se acicalaban, compartían sofa y siestas, jugaban tranquilamente y ahora todo es peleas», explica la venezolana residenciada en Ecuador.

Greys y Nina antes de que iniciara la rivalidad

Pero si algo reconoce María Alejandra respecto a la rivalidad que surgió de repente entre sus dos michis es que lo único que cambió en la cotidianidad de su casa fue la estadía temporal, que ella como buena amante de los animales, le dio a una gatica recogida de la calle.

Al parecer esta nueva integrante fue la causante de que Greys y Nina se sintieran irritadas y amenazadas. Tanto así que María Alejandra tuvo que optar por regalar a esta última minina adoptada para ver si volvía la paz en su hogar. Pero no volvió…

Por esa razón, María Alejandra apeló a la experiencia de Odry Farnetano, editora jefa de este portal y con amplia trayectoria en el mundo gatuno, quien a propósito de su caso consideró importante desarrollar este tema basado en la mirada de diversos especialistas que pudieran responder :¿Por qué se pelean los gatos y qué hay que hacer para que retorne la armonía entre ambos?

Hay algunos consejos fundamentales que pueden favorecer una buena convivencia entre gatos:

1- Presentarlos correctamente

Una de las claves a la hora de lograr que dos gatos se lleven bien es “hacerlo correctamente” a la hora de presentarlos. Para ello, lo mejor es seguir lo que los etólogos denominan un protocolo de introducción.  En resumen, podría decirse que la presentación del nuevo gato que introducimos en casa debe ser siempre gradual. 

Para el primer encuentro es recomendable utilizar un transportín (colocar al nuevo gato en su interior y rociarlo con feromonas apaciguadoras felinas. De esta manera, dejaremos que el gato de la casa olfatee al nuevo invitado a través de la reja y observaremos su reacción sin riesgo de que exista una pelea. 

También es recomendable separar a los gatos, durante las primeras horas o los primeros días, en estancias o partes de la casa separadas. A medida que veamos que la reacción de ambos es positiva, iremos dándoles acceso al territorio del otro.

2- Una bandeja de arena para cada uno, más otra extra

Otra de las pautas para lograr que dos gatos que conviven juntos se lleven bien es darles facilidades para que no tengan que competir por recursos valiosos para ellos. Por ejemplo, su bandeja higiénica. 

Los etólogos felinos recomiendan tener una bandeja de arena para cada gato y otra más para que los gatos puedan elegir, en cada momento, dónde hacer sus deposiciones. Si uno de los gatos se muestra dominante con el otro y le impide el acceso a la bandeja de arena, colocaremos una de ellas en una estancia aparte y deberemos estar atentos para darle acceso a ella cuando el gato lo necesite. 

Con los comederos y los bebederos ocurre algo parecido: cada gato debe tener el suyo y, además, debe haber otro de sobra para evitar conflicto. A medida que observemos que los gatos se llevan bien, podremos retirar el comedero sobrante, así como la bandeja higiénica.

2- Conceder tiempo para la habituación

No debemos tener prisa: la inclusión de un nuevo miembro en la familia requiere de un proceso de adaptación por parte de todos. Es mejor no forzar la relación y esperar a que, de forma progresiva y natural, los gatos establezcan sus vínculos y su jerarquía social.

3- Territorios delimitados para cada uno

Los felinos son animales territoriales y, por lo tanto, para lograr que dos gatos se lleven bien deberemos respetar que establezcan el territorio de cada uno. De esta manera, podría ser que observáramos que uno de ellos tiene acceso prioritario al sofá o a la cama, por ejemplo: no sube si el otro no le deja. En realidad, este tipo de relaciones territoriales forman parte de la estructura social jerárquica entre gatos y son naturales.

4- Respetar sus relaciones de dominio y sumisión

No debemos interceder en las relaciones de dominio y sumisión entre gatos a menos que se den peleas repetidas o uno de ellos esté en riesgo de sufrir heridas, daños graves o esté siendo sometido a demasiado estrés (en este último caso seguramente el gato dejará de comer, puede que orine fuera de su bandeja, etc.).  Por lo demás, que un gato adopte un papel más sumiso que el otro en ciertos momentos y ante determinadas situaciones es algo natural y favorece la armonía social entre ellos. Lograr que dos gatos se lleven bien pasa por respetar este tipo de lazos entre felinos.

5- Mejor gatos de distintos sexos

La elección del tipo de gato que introducimos nuevo en la familia también es importante. Siempre es menos conflictivo tener gatos de diferentes sexos y suele ser más fácil introducir un cachorro con un adulto que un adulto con otro adulto. Aunque todo depende de cada individuo: las relaciones de afinidad entre gatos no son matemática pura.

6- La esterilización puede evitar problemas

Para evitar problemas relacionados con el comportamiento sexual de los gatos, se recomienda la esterilización. Las hormonas gonadales (relacionadas con la conducta sexual) favorecen comportamientos más agresivos en machos, por ejemplo.  Por otro lado, la esterilización en gatos que viven en régimen de semi-libertad (casas con acceso a jardín exterior) puede evitar camadas indeseadas.

¿Qué hacer si dos gatos se pelean?

Hemos hablado de cómo lograr que dos gatos se lleven bien pero si lo que ocurre es que se pelean, entonces deberemos tener en cuenta algunos aspectos: 

En primer lugar hay que aclarar que el hecho de que dos gatos se peleen de forma ocasional entra dentro de la normalidad de la convivencia felina. Ahora bien, si las peleas son reiteradas, si se producen heridas o si uno de los gatos deja de comer, empieza a orinar fuera de la bandeja, etc., entonces hay que tomar manos en el asunto.  

La principal razón de las peleas suele ser la competición por una parte del territorio y los recursos que hay en ella (arenero, plato de comida, etc.) . Ya hemos visto que el problema puede mejorar colocando más bandejas de arena y comederos.

Pero detrás de las riñas entre gatos, cuando éstas son constantes, suelen existir más factores asociados. Por eso lo primero es tomar las precauciones necesarias para que los gatos no se hagan daños y mantenerlos separados hasta que un experto en etología felina pueda analizar el caso y pautar un tratamiento personalizado. 

Si dos gatos se pelean de forma encarnizada y no sabemos cómo terminar con la riña, un cubo de agua o un manguerazo es, muchas veces, la única forma de parar la pelea. Eso sí, tras un episodio conflictivo de este tipo, debemos separar inmediatamente a los felinos y no volver a juntarlos si no es de forma progresiva y tomando las medidas de seguridad necesarias, previo asesoramiento de un etólogo.

Para complementar lo aquí dicho te dejamos este video de unos youtubers amantes de los gatos que tienen el canal «La GateríaTV» donde con videos y mucha buena vibra exponen sus experiencias y aprendizajes adquirido de sus seis gatos.

Ellos aquí hacen un video de dos parte explicando las mejores técnicas para que una manada se lleve bien, sobre todo cuando hay dos revoltosos que no se pueden ver porque se pelean. Aquí puedes conocer de cerca lo que hicieron para cambiar esta situación:

Finalmente las gaticas de María Alejandra se reconciliaron, en aproximadamente tres semanas, con mucha paciencia, separándolas temporalmente y aplicando muchos de los consejos que aquí les presentamos. Ella agregó una adicional, que fue la activación de una feromona sintética.

La nueva generación de feromonas, viene en forma de difusor para colocarlo en los enchufes de las habitaciones en los que sea más probable que el minino pase su tiempo o en las habitaciones donde te gustaría que pasara más tiempo (seguramente contigo).

Muchos propietarios de gatos comienzan a ver los resultados en los primeros 7 días. De todas formas, cada gato es único.

Dependiendo de durante cuanto tiempo haya estado presentando las conductas inapropiadas o de la severidad de los síntomas, puede tardarse más en ver los cambios de conducta y los efectos de la feromona.

Greyssi y Nina estuvieron separadas en espacios distintas e intercambiadas a diario para que compartieran sus olores. Poco a poco se fueron presentando a la hora de la comida, primero a través de ua puerta que las separaba, pero que por la rendija, podían olerse y poco a poco en la misma habitación , marcando distancia.

Lo último, fueron las feromonas. Con ello se cerró la paz entre estas dos michis. Final feliz, para ellas y su mamá humana.

Deja un comentario