Gatos migracion Mundo Animal

Así consigues que tu gato use el rascador y no el sofá de la casa

Rasgar algunas superficies es parte del marcaje de los felinos por ello pueden desquitarse con el mueble

Los gatos son una parte más de la familia y como todo, hacen cosas que nos encantan y en ocasiones hacen cosas que no nos gustan tanto. Si quieres conseguir que tu gato use el rascador en vez del sofá nuevo de casa, te interesa este artículo.

No hay que quedarse en lo superficial: mi gato rascó el sofá y ahora está feo y deshilachado. Hay que ir más allá y pensar por qué lo hacen y en todo caso, nunca regañar sino educar. La clave de convivir con un gato está en saber educarlo para que la convivencia sea más compatible.

Por supuesto, requiere de paciencia y constancia como todo. No podemos esperar que los animales en cuanto entren por la puerta de casa sean los perfectos compañeros. Tampoco es algo que esperaríamos de un nuevo compañero de piso, por ejemplo. Todo necesita su tiempo de adaptación.

¿Por qué rasca el sofá tu gato?

Los felinos tienen que hacer el marcaje. Este se compone de una serie de actitudes y acciones que marca un territorio. Se suele conocer mucho por la orina, pero también hay otros métodos de marcaje quizá más desconocidos y uno de ellos es las uñas. Es algo completamente normal en un gato y es por eso que conviene siempre estar aprendiendo sobre ellos para poder entender lo que hacen.

Los etólogos lo llaman “una necesidad de su comportamiento” lo que quiere decir que es algo que va ligado a su naturaleza y que no lo pueden evitar. Ahí entra en juego nuestra figura como principal fuente de educación y redirección.

No se trata de que el gato deje de rascar sino de que rasque otra zona que no sea el sofá y a poder ser, el rascador que está diseñado específicamente para eso. Por eso para que tu gato use el rascador debe ser educado.

¿Qué pasa si tu gato no rasca ninguna superficie?

Los felinos cuando rascan, no pueden rascar cualquier superficie. Ellos buscan un objeto que tenga una firmeza y textura óptima. Estos dos aspectos son esenciales para que puedan hacer apropiadamente el marcaje con las uñas. Les permite rascar bien el objeto y limarlas bien produciéndoles mucha relajación.

Cada vez que veas a tu gato hacerlo, piensa que se está relajando mucho. Si el objeto no está bien fijado al suelo y la textura no es rugosa, no podrán hacer el marcaje porque la uña no podrá rascar con fuerza y no conseguirá su objetivo.

Si reprimimos a un gato de hacer su marcaje con las uñas, lo que ocurre es que acumulan mucha frustración, estrés e incluso puede derivar en cambios de comportamiento.

El marcaje de uñas explicado en 3 conceptos breves

Para que tu gato use el rascador hay que entender qué les motiva a hacerlo. Es por eso que te explicamos a continuación 3 conceptos breves del marcaje de uñas:

  • Es su momento de manicura. Al rascar una superficie rugosa lo que hacen es librarse de las capas muertas del tejido de las uñas y se mantienen afiladas. Recuerda que son animales cazadores y su instinto les obliga a tener las uñas en un estado óptimo para cazar.
  • Es una manera de comunicarse con otros gatos. Marcar un objeto es señal de decir aquí he estado yo.
  • Una de las maneras que tienen de liberar estrés y de estirarse.

Para que tu gato use el rascador y no el sofá sigue estos consejos

Es totalmente comprensible que si has comprado un sofá nuevo, no te apetezca que tu gato lo deje destrozado. Es por eso que no debes desesperarte porque hay maneras de redireccionar la actividad de tu gato a otro objeto.

Lo primero que tienes que hacer es comprar un rascador clásico. Si te preocupa mucho el sofá, han inventado unas placas que se colocan en los reposabrazos de los sofás. Están realizados con el mismo material que los que se colocan de pie, pero adaptados en forma al sofá.

Si tu gato, aún así, se las apaña para seguir rascando otras zonas del sofá, lo que más te aconsejamos es que pongas una funda que tenga otro material más plasticoso y eso hará que no le resulte una textura adecuada. Lo normal en esos casos es que busque otro objeto y si ya tienes instalado el rascador, le dará seguramente una oportunidad porque ya sabes que los gatos son animales de hábitos.

Es por eso que conviene tener el rascador antes de que el gato llegue a la casa para que sea el primero que fiche. Si cuando llega no tiene un rascador apropiado, lo que hace es buscar otro y por eso suelen ir a los sofás que están realizados con texturas rugosas normalmente.

Otro consejo sería poner algo de catnip en el rascador para que así sientan un estímulo extra.

Por último, pero no por eso menos importante, pon varios rascadores por toda la casa. Recuerda que el marcaje es una manera de decir aquí he estado yo por lo que conviene dejar otros dispersos por la casa para que no lo hagan siempre en el mismo sitio. Es importante que vea que tiene rascadores por la casa y una vez los empiece a utilizar, le cogerá el gusto.

¿Para que tu gato use el rascador se puede poner limón en el sofá?

Es otro método, sí. Puedes hacer zumo (jugo) de limón y luego mezclar con agua. Lo siguiente es ponerlo en un spray o echarlo tú directamente sobre el sofá (o el mueble que arañe el gato) para que cuando se acerque huela el cítrico y decida ir a otro sitio, preferentemente al rascador.

Antes de hacer lo del limón, acuérdate de tener el rascador ya colocado porque si no, igual se va a otro mueble y vuelve a repetir el ciclo.

Deja un comentario