Mundo Animal

7 Diferencias entre Perros y Gatos

Perros y Gatos

Conoce características específicas de las mascotas favoritas de los humanos

Muchos de los que tienen perros, no saben cómo son los gatos y muchos de los que tienen gatos, no saben cómo son los perros.

Los animales de compañía son los perros y gatos, animales domésticos o mascotas. Los veterinarios los clasifican entre los pequeños animales, pero para muchos, perros y gatos son “lo mismo”. Sin embargo, los perros y los gatos son, un mundo aparte.

Los perros y los gatos, tienen muchas diferencias que se deben tomar en cuenta, si queremos adoptar o si tenemos uno.  Algunas de estas diferencias son:

Perros y gatos
Diferencias entre perros y gatos

1.     Los perros son omnívoros, los gatos son carnívoros.

Los perros, debido a su evolución y estrecha relación con el hombre a lo largo de los años, se acostumbraron a comer “lo que el hombre deja”, es decir, sobras de comida, desde que el hombre cazaba y dejaba al lobo lo que quedaba de aquellas presas, pero también, vegetales y otras verduras que el hombre consumía.

Mientras que los gatos, son cazadores natos, mantenían a raya las cosechas, de tantos roedores o rastreros. Debido a esto, el gato, solo consumía los vegetales que la presa tuviera en su estómago. Un gato puede enfermarse gravemente, si no consume suficientes proteínas de origen animal.

Así que, no pretendas cambiar la dieta de tus animales sin la ayuda de un especialista, porque requieren nutrientes específicos para poder tener una vida saludable.

Perros y gatos
Diferencia entre perros y gatos

2.     Los perros y gatos demuestran su cariño de múltiples formas

El perro es más sociable, es más dependiente y es mucho más expresivo. Cada vez que sales y regresas, así sea 5 minutos, él espera y te recibe con mucha emoción. Porque es más dependiente.

Mientras que el gato, puede recibirte o no. Es más pausado y si es un gato cariñoso, su cuerpo frotara contigo o se trepará en tus piernas o en la mesa o saldrá de donde sea, sólo para hacerse sentir. Algunos gatos, duermen todo el día y cuando llega su humano, no lo notan, debido al sueño profundo, por eso…son màs “independientes”.

3.     Los perros y los gatos marcan de forma distinta

Los perros y gatos marcan para dejar rastro, dominar y hacerse notar, entre algunas cosas, es simple, los perros levantan la pata y orinan, poco o mucho, dependerá de la cantidad de líquido consumido, sin embargo, aunque parezca que no sale líquido, los perros levantan la pata y “dejan huella”. Esa orina contiene feromonas, que dejan un fuerte olor, para que se mantenga a pesar del clima, de la limpieza, esa es la idea.

El gato, además de “rociar” para dejar su rastro, lo hace de espaldas al lugar que quiere marcar, con su cola levantada y expulsando chorros de orina cargados de feromonas, con un fuerte olor, bastante penetrante.

Ya sabes, el perro levanta la pata y marca, mientras que el gato de espalda a su objetivo a marcar, rocía su orina. Esto disminuye y en muchos casos desaparece con la castración.

perro ladrando

4.     Los perros ladran y los gatos maúllan

Sí, puede parecer muy obvio, pero los perros ladran y los gatos maúllan, lo interesante es que lo hacen por razones diferentes.

Los perros ladran por emoción, para alertar, por ansiedad cuando los dejan solos, mientras que los gatos, maúllan para hacerse notar, pedir alimento al humano y alertar que están listos para aparearse, las vocalizaciones para aparearse, pueden ser salidas de una película de terror y hasta parecer el llanto de un niño.

Los perros, sin embargo, no maúllan, pero aúllan, es su herencia del lobo, aunque no todos los perros lo hacen. Y los gatos ronroneas, pero ese es un tema más profundo.

5.     Los hábitos higiénicos son diferentes

Los perros requieren de un entrenamiento y disciplina, para que comprendan donde deben hacer sus necesidades, para establecer sus horarios de paseo etc. Mientras que a los gatos, bastará (en la mayoría de los casos) con colocar una bandeja amplia, llena de arena, para que este comprenda que es allí donde hará sus necesidades.

Son pocos los casos, en los cuales los gatos no se habitúan a su bandeja, pero como todo, tiene sus excepciones. Al igual que los perros que entienden a la primera donde deben hacer sus necesidades. Pero es importante destacar que si un gato que siempre ha usado su bandeja, empieza a hacer en cualquier lugar, debe ser observado, puede tener algún problema de salud o alguna molestia emocional.

6.     Puedes llevar a un perro al parque a socializar, el gato…       

¿Has notado que no hay parques para gatos? Bueno, los perros aprenden a socializar y son más flexibles, corren y regresan, no trepan árboles y disfrutan del paseo. Los gatos por el contrario, buscan escapar, trepan árboles y son mucho más nerviosos. Sí, que hay excepciones, claro que sí, pero son excepciones, los gatos buscan alejarse y se ubican donde menos cosas, sonidos, personas, los molesten.

Entonces, los perros disfrutan del paseo, los gatos disfrutan o se relajan solo si están en un espacio en el que se sientan seguros, por ejemplo un kennel.

7.     Las gatas en celo no presentan sangrado

La perras durante el celo, presentan sangrado, las gatas no. Además que cada 6 meses ocurre en las perras, mientras que en las gatas, el celo usualmente se presenta cada 3 meses y la gata comienza a cambiar de actitud, es más cariñosa, maúlla, hace vocalizaciones y puede resultar molesto, pues, puede pasar, pero vuelve con más frecuencia y ocasionando descontroles hormonales e infecciones uterinas, que se escape y que regrese “preñada”.

Lo mejor, tanto en perros como gatos, es la esterilización/castración para evitar camadas no deseadas, que marquen por todos lados, maullidos y peleas nocturnas, en perros puede haber agresividad y ganas de escaparse, peleas, hiperplasia prostática y piometra (infección uterina que puede ocasionar la muerte).

Deja un comentario