Gatos Mundo Animal

5 formas en las que le rompes el corazón a tu gato y no lo sabes

Apretujarlo o colocar música alta son algunas de las conductas que afectan a tu michi

Los felinos son animales extremadamente interesantes porque tienen una manera de amar muy libre, por ello eligen cuándo lo quieren hacer y cuándo no les apetece tanto.

Es por eso que no aguantan todo de nosotros sino que necesitan su espacio personal y también necesitan su propio ritmo de vida.

El ser humano por su parte tiende a verlo todo bajo su propia mirada. Esa única mirada también se aplica a los animales de compañía afectando al perrito o gatico de la casa que necesita un trato o unos cuidados diferentes a los nuestros en muchas ocasiones.

Este artículo dará a conocer 5 conductas que molestan a los gatos y que tarde o temprano rompen su corazoncito.

Los gatos no disfrutan de los abrazos cerrados

¡Muy importante! Es algo que nos puede chocar, pero el abrazo es un gesto social humano, no felino. Los gatos por instinto disfrutan de los lugares abiertos ya que les permiten huir con facilidad en caso de que surja una amenaza.

Cuando le damos un abrazo a un gato, por lo general, los estresamos porque no pueden huir. Es una manera de tenerlos apresados y no es un factor positivo para su supervivencia por lo tanto, no lo agradecen.

Por supuesto que emitimos los abrazos como un gesto cariñoso, pero es mejor acariciarlos o si quieres, puedes arroparlos en un abrazo, pero lo más abierto posible.

Las bromas es un factor de amenaza para ellos

Hay bromas que pasan la línea de lo que es moralmente correcto y los seres humanos no parecen darse cuenta de nuevo porque humanizan todas sus acciones. Por ejemplo, si te disfrazas de algo e intentas dar un susto a tu gato le estás generando un estrés real porque ellos creen de verdad que eres un ser que los amenaza.

No tienen la capacidad de observar la situación, llevarse un susto y luego relajarse porque caen en la cuenta de que eres tú. Por lo tanto, evita las bromas en las que tu gato se sienta asustado y cíñete a hacer obras en las que tu gato se siga sintiendo relajado aunque no entienda realmente lo que hace.

Es muy importante porque este tipo de situaciones genera mucho estrés y luego se sienten desconfiados en casa.

No pongas la música alta

Los felinos tienen unos sentidos mucho más potentes que los nuestros y no pueden vivir en entornos donde la música es muy alta. Imagínate estar viviendo en un concierto de música constante, durante tres o cuatro horas, todos los días o casi todos los días.

Sería completamente normal que los niveles de estrés y ansiedad subiesen porque no habría descanso. Esto es lo que le ocurre a un gato cada vez que se escucha música a todo volumen en casa, pero es aún peor, porque ellos no tienen la capacidad de razonar de dónde procese el ruido. Porque esa es otra; los gatos no disfrutan de nuestra música.

Entonces, se acumulan una serie de factores que hacen que el felino esté estresado y con problemas de salud mental. Los gatos en ocasiones escuchan sonidos que los seres humanos no podemos percibir así que puedes imaginarte lo alto que debes escuchar la música hasta el punto de poder quedarse sordos.

Adapta tu casa a sus necesidades

Un felino no solo es un compañero de vida que nos aporta cosas sino que nosotros tenemos también que aportarle cosas a él. Las necesidades básicas siempre se cubren porque es la base de tener un compañero animal, pero olvidamos siempre una y es la capacidad que tenemos los humanos para adaptar la casa al compañero felino.

Los gatos si viviesen en libertad, tendrían lugares por los que saltar, escalar, correr etc. Es importante que intentemos en la medida de los posible hacer lo mismo en casa. Coloca hamacas en las ventanas, pon repisas por las paredes para que puedan subir e intenta poner lugares para que descansen en las alturas como puede ser un armario. Intenta poner todo lo posible para que tengas estímulos muy variados como son diferentes texturas, rascadores, plantas, etc.

Haz que tu casa sea un espacio interesante desde el punto de vista de tu gato y te estará eternamente agradecido.

Haz tus deberes

¿A qué nos referimos con esto? Aprende todo lo que puedas sobre los felinos y cómo comunicarte con ellos. Es esencial que sepas cómo expresar cariño a tu gato desde un punto de vista felino y no humano. Esto lo repetimos mucho, pero es que tu gato no puede aprender el lenguaje social humano, pero gracias a nuestro raciocinio, nosotros sí que podemos aprender otros lenguajes sociales. Si no lo haces, tu gato sufrirá a la larga por falta de comprensión.

En este caso, el lenguaje social gatuno no es complicado. Solo requiere de práctica como todo. La próxima vez que le quieras dar amor a tu gato, prueba a rozar tu cabeza con la suya suavemente en vez de darle un beso porque lo entenderá mejor.

Deja un comentario